Resultados

Caja Madrid no descarta estudiar las oportunidades de fusión siguiendo criterios económicos

Caja Madrid ha asegurado que no descarta estudiar las oportunidades de fusión que se presenten con otras entidades pero recalcó que, si lo hiciera, sería siguiendo criterios estrictamente económicos y no electorales ni de ningún otro cariz.

Caja Madrid gana más con los depósitos.
Caja Madrid gana más con los depósitos.

Durante la rueda de prensa para presentar los resultados semestrales de la entidad, fuentes de la caja afirmaron que "en ningún caso se iniciará un proceso de fusiones para paralizar intencionadamente un proceso electoral" como en el que se encuentra inmerso actualmente la caja.

La entidad aprobó ayer unos nuevos estatutos adaptados a la normativa de cajas regional que aprobó el parlamento madrileño a finales de junio y que dificulta la reelección del presidente de la caja, Miguel Blesa.

Las fuentes de la caja insistieron en que en ningún caso afrontarían un proceso de fusión para paralizar este proceso, pero también señalaron que "sería una irresponsabilidad" no estudiar las oportunidades que surjan y que atiendan a criterios económicos sólo por estar en medio de unas elecciones.

En opinión de la caja, el sistema financiero español, que afronta ahora su reestructuración, se dirige hacia "entidades grandes reconocibles internacionalmente y eficientes".

Preguntados además por si estarían interesados en adquirir la red de oficinas de Caja Castilla-La Mancha, las fuentes de la caja se limitaron a señalar que en esa región la entidad cuenta con una red importante y que la de CCM es "bastante redundante para nosotros". "En otras comunidades con más riqueza sería más interesante para nosotros", añadieron.

Su beneficio cae un 47% por las provisiones

Caja Madrid obtuvo un beneficio neto atribuido de 575,66 millones de euros en los seis primeros meses del año, lo que supone un descenso del 46,9% respecto a los 1.084 millones del mismo periodo del año anterior, debido en gran parte a las provisiones realizadas, ha informado la entidad que preside Miguel Blesa.

La entidad destinó 245 millones a provisiones voluntarias, lo que ha reducido el resultado, en cuyo descenso también influyeron los 484 millones de las plusvalías de la reorganización de la participación preferente de Mapfre de junio de 2008, según explicaron fuentes de la caja madrileña.

Teniendo en cuenta los resultados recurrentes, el beneficio se situó en 747,9 millones, un 2,1% más, frente a los 732,7 millones de hace un año, mientras que el volumen de negocio se estableció en 277.000 millones (+3,3%).

La morosidad de la caja de ahorros se situó en el 5,55% en junio, dos puntos básicos menos en relación al 5,57% de marzo, pero la tasa multiplica casi por tres la de junio de 2008, que se situaba en el 1,89%.

La entidad valoró de manera muy positiva la contención de la morosidad, que también mejorará durante el mes de julio, pero subrayó que hay que ser prudente y que, por ello, han aumentado su nivel de provisiones.

Según la caja, no hay dar por hecho que lo que queda de 2009 y el año próximo vaya a ser mejor, a tenor de la contención de la caída económica que se ha registrado, porque aún planea la incertidumbre sobre la recuperación.

"Hay que pensar que lo que queda de 2009 y el año próximo van a ser complicados", indicaron estas mismas fuentes tras incidir en que sin las provisiones, el resultado habría crecido mucho.

Asimismo, la caja también resaltó que la morosidad "hay que trabajarla" y que el dato del primer semestre ha sido bueno, por lo que si se confirma en el segundo semestre puede mejorar el nivel. A este respecto, la entidad no quiso avanzar cuál será la tasa a finales de año pero confió en que se situará más cerca del 5,55% actual que del 7% que apuntaban las primeras previsiones.

La tasa de cobertura se colocó en el 41%, frente a la del 110,2% del mismo periodo del ejercicio anterior, mientras que la tasa de cobertura con garantía hipotecaria se colocó en el 109%, frente al 189,9% respecto a junio de 2008.

El margen de interés de la caja se situó en 1.471 millones de euros, un 37,7% más, el margen bruto alcanzó los 2.309 millones (+20,6%) y el resultado de explotación alcanzó los 786 millones, un 13,15 menos.

La Caja quiere crecer en los créditos

La caja madrileña también señaló hoy que quiere crecer en la concesión de crédito a finales de año, aunque la demanda esté cambiando, al tiempo que confesó que no prevé realizar ninguna campaña agresiva para captar liquidez.

En la actualidad, su exceso de capital se eleva a 3.000 millones de euros, ha reforzado su solvencia en 1.900 millones de euros y mantiene su posición neta prestadora, al tiempo que recordó que es la única caja que no ha emitido con el aval del Estado.

Asimismo, destacó que sus clientes manifestando su confianza en el grupo, lo que ha quedado patente por su respuesta a la emisión de participaciones preferentes por importe de 3.000 millones de euros lanzada el pasado mayo, y con la que el grupo ha fortalecido sus niveles de solvencia hasta elevar el ratio de recursos propios de mayor calidad hasta el 8,57%.

Los créditos a la clientela se situaron en junio en 118.222 millones, lo que supone un incremento del 3,1% respecto al primer semestre de 2008, de los que 74.207 millones de euros eran con garantía real, un 1,2% más.

Los recursos de clientes en balance alcanzaron 142.891 millones hasta junio, lo que significa un avance del 5,5%. El total de recursos gestionados alcanzó los 158.795 millones de euros, un 3,4% más.

El crecimiento del crédito estuvo protagonizado por los préstamos a las empresas, que crecieron un 6,4% en un año, lo que confirma el compromiso de la entidad con el tejido empresarial en los actuales momentos de dificultades, mientras que los préstamos a las familias aumentaron un 1,2%. El ratio de eficiencia de la entidad alcanzó el 30,3% en junio, la rentabilidad sobre recursos propios (ROE) se situó en el 11,6% y la de activos propios (ROA), en el 0,61%.

Por otro lado, Caja Madrid anunció hoy que mantiene su proyecto de sacar a bolsa su 'holding' de participadas (Cibeles) en el futuro, en cuanto considere que la situación es favorable, ya que aunque ahora los mercados han mejorado, no se puede constatar que se trate de algo duradero "En cuento veamos una ventana, pero de doble hoja, saldremos a bolsa", indicaron desde la entidad.