Moda

Christian Lacroix podría pasar a manos de Bernard Krief Consulting

El presidente del grupo Bernard Krief Consulting, Louis Petiet, anunció hoy su intención de comprar la firma de alta costura Christian Lacroix, que suspendió pagos el pasado mayo.

La célebre casa de costura, de brillante destino artístico pero pésimos resultados económicos, deberá cerrar sus puertas a finales de julio en caso de no encontrar un nuevo propietario.

Fundada en 1987 con el apoyo de número uno mundial del lujo, el grupo francés LVMH, Lacroix pasó a ser propiedad del grupo estadounidense Falic en 2005.

El grupo BKC es conocido por su experiencia en la compra de empresas en dificultad.

En declaraciones a la emisora France Info, Petiet subrayó el valor de esta firma de alta costura y "pret-a-porter" de lujo, que es, dijo, "una gran marca de referencia mundial" y un valioso "patrimonio nacional" francés.

Sin comprometerse a conservar a los 125 asalariados de la casa de costura, Petiet aseguró que "intentarían mantener una situación lo más similar posible a la actual".

BKC no es el único potencial comprador de Lacroix, pero según informó hoy el administrador judicial nombrado por el Tribunal de Comercio de París para gestionar la firma, de momento nadie presentó una oferta real.

El plazo para presentar ofertas concluye el próximo día 27.

Christian Lacroix, que pese a su situación financiera presentó a principios de julio un desfile particularmente celebrado en las últimas jornadas de alta costura de París, registró unas perdidas de 10 millones de euros en 2008 y tuvo una facturación de 30 millones de euros.