Expansión

Siemens refuerza la apuesta tecnológica en África

Crea una división en Casablanca con actividad en energía, sanidad y agua.

La multinacional alemana lleva 110 años asentada en diferentes países de África. Pero sólo a comienzos de 2009 ha tomado la decisión de crear una división territorial que abarca todas sus actividades en este continente hasta ahora marginado, pero al que se augura un crecimiento medio de su economía por encima del 2% en 2010. Siemens tiene presencia industrial y comercial en 12 estados de la región, y ha elegido como cabecera de su cluster africano la ciudad marroquí de Casablanca, desde donde se dirigen las actividades de una plantilla de unos 3.000 empleados.

Como presidente de la nueva división de Siemens ha sido designado Dirk Hoke, un directivo alemán con ascendientes orientales que ha ocupado con anterioridad altas responsabilidades en las filiales de China y Chile.

Hoke aleja de su interlocutor la visión de África como un territorio en el que solo se podrá recurrir a la actividad de las ONG o los organismos de ayuda internacionales para combatir el hambre, la violencia y la corrupción. Afirma que el continente es una zona "donde apuntan diversas economías emergentes", en las que "las políticas de venta de la explotación de los recursos recursos naturales a depredadores internacionales", se ha cambiado por otras en la que "los Estados obtienen capacidad de inversión con la gestión racional de sus recursos y lanzan grandes proyectos nacionales de infraestructuras".

El gasto movilizado por las distintos Gobiernos africanos para estos proyectos ascendió a 30.000 millones en 2008. Este nuevo terreno de juego es el que permite que se multiplique la actividad local de Siemens.

Hoke reconoce que la delantera en el proceso de lanzamiento de las economías locales la ha ganado el gobierno chino que durante la última década ha desplegado una inusitada actividad internacional. En 2008 el intercambio comercial entre estos dos territorios lejanos alcanzó los 76.000 millones, una cifra que multiplica por cuatro la que existía en el año 2000.

El presidente de Siemens para África asegura que la multinacional ha decidido centrar su apuesta por este continente en sectores de alto valor tecnológico como son los proyectos de suministro de energía, las infraestructuras para dotar a la población de agua potable y otros servicios urbanos y los equipamientos del cuidado de la salud.

Según Naciones Unidas, cerca de 530 millones de africanos no tienen acceso a la electricidad, otros 300 millones no disponen de suministro regular de agua potable y uno de cada dos habitantes no tiene a su alcance un servicio de asistencia sanitaria moderna.

Como parte de su estrategia para tomar el mayor protagonismo en el desarrollo de la economía africana Siemens ha pujado por conseguir la presencia más destacada en el que se considera el acontecimiento más relevante de ámbito global que va a celebrarse en suelo africano: la Copa del Mundo de Fútbol en Sudáfrica de 2010.

Siemens asegura que ha conseguido pedidos por valor de unos 1.000 millones en relación con este evento. La mayoría de los suministros están relacionados con la ampliación de la infraestructura de energía del país. La multinacional ha construido las nuevas centrales eléctricas en Ciudad de El Cabo y Mossel Bay y ha instalado otros equipos en la red básica que son integrados en la factoría Business Park que la multinacional ha creado en Johannesburgo.

Osram, filial de Siemens, ha obtenido el contrato para suministrar las instalaciones de iluminación en ocho de los diez estadios que se construyen o reforman para la celebración del Mundial. En uno de ellos, el Durban Stadium, se instalará un espectacular arco de luz de 350 metros de longitud con tecnología LED.