Coyuntura económica

La actividad de la industria y los servicios mantiene su desplome

Las encuestas de actividad de la industria y los servicios no dejan ver brotes verdes. El Instituto Nacional de Estadística presentó el viernes varios indicadores al respecto que denotan una estabilización en el punto más bajo de la caída. Así, las entradas de pedidos de la industria retrocedieron en mayo un 29,5% respecto a un año atrás, frente al 31,1% de abril. En línea similar, el índice de cifra de negocios cayó un 29% en el quinto mes del año, por un 32,1% de retroceso registrado en abril.

Las cifras del sector secundario reflejan, así, una mejoría marginal dentro de una situación de desplome, con caídas en el entorno del 30% que se repiten desde principios de año. El panorama es especialmente sombrío para los productos energéticos, con descensos del 51% tanto en ingresos como en pedidos, al compás del descenso interanual de los precios del crudo. Por contra, la cifra de negocios cae sólo un 13,6% en los bienes de consumo, capítulo cuyas entradas de pedidos retroceden un 10,8%.

Deterioro estable

El INE también publicó el viernes la cifra de negocio del sector servicios, que, en términos desestacionalizados, retrocedió en mayo un 18,4%. Aunque el retroceso del sector terciario es más moderado que el de la industria, lo cierto es que la caída de los servicios se ha estabilizado en el entorno del 18% desde el mes de enero. Como consecuencia de la menor actividad, el personal ocupado disminuyó un 6,7% respecto al año anterior. La mayor caída de ingresos se produjo en el comercio, con un 21,6%.

La tasa de paro puede superar ya el 18%

La EPA del segundo trimestre recogerá una caída de la ocupación de 64.000 personas, lo que llevará la tasa de paro por encima del 18%, según un estudio presentado el viernes por la consultora AFI y la patronal de trabajo temporal Agett. El informe sitúa el número de parados por encima de los cuatro millones, y augura un tercer trimestre mucho peor: una vez superado el periodo de contrataciones temporales y buena parte del Plan E, podrían perderse otros 320.000 empleos.