La city

Un cura que cobra de la banca ...y no en Cajasur

Nos cuentan en una entidad financiera que tienen a un sacerdote que cobra por prestarles servicios, y no precisamente espirituales. El cura en cuestión es agente financiero, suponemos que en una zona rural, y se lleva una comisión por conseguir que sus feligreses lleven sus ahorros, o soliciten un crédito, a la firma financiera. Dentro de esta especie de agentes franquiciados hay todo tipo de profesionales, desde propietarios de gestorías que aprovechan su negocio principal para derivar clientes a un banco o una caja, hasta ex directores de sucursales bancarias que se reconvierten en bancos autónomos cuando se cierra su oficina. De lo que no teníamos noticia es de que el clero se hubiera apuntado a este tipo de prácticas para conseguir unos ingresos adicionales. Respecto a la entidad en cuestión, el secreto de confesión obliga, aunque cabe decir que no se trata de Cajasur.