'Telecos'

Telefónica solicitó a la CMT una subida del 5% en el precio de la cuota de abono78,9%

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) decidió la semana pasada congelar la cuota de abono de Telefónica en 2010 y mantener la tarifa en 13,97 euros al mes. Ahora, el regulador ha desvelado cuál fue la petición de la afectada: Telefónica quería subir el precio un 5%.

La cuota de abono de Telefónica es un vestigio del pasado. No porque haya desaparecido, ya que la pagan mes a mes los cerca de 16 millones de clientes que tienen contratado el teléfono fijo con el ex monopolio, sino porque su precio está intervenido. Telefónica no puede cobrar lo que desea, sino lo que le deja la autoridad competente, la CMT, algo que ya no sucede con ninguna tarifa final, que se han ido liberalizando según avanzaba la competencia en el sector.

En estos momentos, sólo los precios mayoristas, los que cobra Telefónica a otras operadoras, están sujetos a regulación. Y la cuota de abono, claro. ¿Por qué? Porque la CMT considera que en estos segmentos no hay competencia, que Telefónica tiene un dominio demasiado amplio del mercado y que podría perjudicar a los rivales o a los consumidores imponiendo precios excesivamente altos.

La consecuencia es que cada año la CMT estudia la situación y decide cuánto debe valer la cuota de abono el ejercicio siguiente.

MÁS INFORMACIÓN

TELEFÓNICA 7,04 -0,07%

La semana pasada se supo el veredicto del regulador: el pago mensual por tener una línea de telefonía fija se mantendría congelado para 2010. El servicio debía seguir costando 13,97 euros al mes.

Lo que se desconocía eran los deseos de Telefónica, pero el texto completo de la resolución los saca a la luz. La operadora había pedido y argumentado que lo mejor para ella y para el sector era una subida del 5%, lo que llevaría la cuota de abono hasta los 14,67 euros al mes.

"Telefónica considera que esta variación le permitiría recuperar la inflación prevista y anular el desfase acumulado desde el año 2005", explica la resolución. Pero hay más argumentos. La operadora cree que una subida así "sería beneficiosa para el mercado en su conjunto". Las compañías de cable, asegura, verían reducida la "presión competitiva", con lo que podría incrementar sus tarifas de acceso, de la misma manera que Telefónica. También el resto de las operadoras tendrían beneficios. Las que dan acceso directo, porque pueden elegir entre mantener el precio y ampliar la rebaja respecto a Telefónica o subir la tarifa y mejorar márgenes. Las telecos que dan acceso indirecto se verían más favorecidas, porque sus ofertas de banda ancha sin telefonía fija serían incluso más atractivas al comprarse con un precio más alto de Telefónica.

La CMT no está de acuerdo con estos argumentos. A su juicio, Telefónica no tiene ya lo que se llama déficit de acceso, lo que significa que el precio de la cuota de abono cubre los costes que ocasiona llegar con su red a los clientes. Por eso, una subida en esta tarifa "podría suponer de facto otorgar a Telefónica una ventaja competitiva sustancial que podría ser trasladada a otros mercados conexos, como el de banda ancha". Es decir, con los beneficios extra conseguidos en un mercado sin competencia, como la cuota de abono, Telefónica podría rebajar los precios de otros servicios que sí están en competencia, como la banda ancha, y perjudicar a sus rivales.

La CMT también aporta como argumento sustancial la comparativa de precios con Europa. La cuota de abono residencial española es un 21,1% más cara que la media comunitaria y debe empezar a reducir la brecha. Por eso, la subida para 2010 será cero.

La cifra

78,9% es la cuota de mercado de Telefónica en líneas de acceso. La CMT cree que ese poder permitiría a Telefónica poner casi cualquier precio en la cuota de abono sin perder clientes, porque no hay competencia.