Regulación de empleo

ERE en la constructora de un rascacielos singular de Benidorm

La crisis inmobiliaria no respeta ni a los rascacielos de Benidorm. La ciudad española con más edificios con altura para ser llamados rascacielos ha visto cómo uno de sus proyectos emblemáticos, la torre Intempo, prácticamente va a parar su ascensión tras presentar su constructora, la empresa Aliben, un expediente de regulación de empleo que afectará a 99 de sus 100 empleados.

No se trata de que un sólo albañil se quede al frente de la obra. El expediente tiene carácter temporal, 12 meses, y rotatorio. Los paros afectarán a los empleados en tres turnos de cuatro meses cada uno, con lo que 30 trabajadores seguirán en el tajo a lo largo del próximo año, según fuentes sindicales consultadas por Europa Press.

El edificio Intempo está promovido por Olga Urbana, empresa participada por dos empresa locales. El diseño del edificio es impactante, con dos torres en forma del número uno, que, enfrentadas, sostienen en la parte superior un cono invertido. El diseño es obra de los gabinetes de arquitectos Pérez Guerras y Olcina Raduán.

Cuando se presentó el inicio de las obras, la previsión era que estas torres estuvieran acabadas en 2010, aunque ahora ya se ha trasladado esta fecha hasta más allá de 2012. Un reto nada fácil: levantar 200 metros de hormigón, lo que supone 55 plantas de altura con una inversión de 45 millones de euros. El nuevo edificio superará al hotel Bali como punto más alto del skyline de Benidorm.

Sin embargo, la crisis, que también afecta al principal negocio de la capital turística española del mediterráneo, ha llevado a la empresa a ralentizar unas obras que están en este momento en la cuarta planta, tras la ejecución de los garajes y la urbanización de la zona.