Sistema judicial

Competencia expedienta a los procuradores por favorecer a los de mayor nivel de ingresos

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) ha abierto un expediente al Consejo General de Procuradores para asegurarse de si son ciertos los indicios de la existencia de una conducta contraria a la competencia que supondría una barrera para el ejercicio profesional de los procuradores con menor nivel de ingresos. La CNC dispone de un periodo de 18 meses para realizar su investigación.

La decisión de analizar la conducta de los procuradores proviene de la denuncia formulada en diciembre de 2008 por uno de estos profesionales adscrito al colegio de Madrid contra esa institución y contra el Consejo General.

El denunciante consideró que el establecimiento de una cuota colegial obligatoria variable que se devenga por la mera personación del colegiado supondría una restricción al ejercicio de la profesión para aquellos procuradores que no cuentan con elevados recursos económicos para hacer frente a esas cuotas y es al tiempo una ventaja injustificada para aquellos que sí los tienen.

Este procurador denunció además la existencia de una barrera al ejercicio de la profesión basada en el hecho de que haya que pagar elevadas sumas para que un procurador sustituya a otro. Eso, en opinión del denunciante, favorece a los procuradores que tienen un elevado nivel de ingresos, al tiempo que "blinda de forma corporativa los intereses de los procuradores en perjuicio de los consumidores que no puede acudir a otro profesional hasta que no hayan satisfecho las deudas con el procurador saliente".

La primera de las denuncias afecta exclusivamente al colegio de Madrid por lo que la CNC ha trasladado esta parte del expediente a los órganos de competencia de la Comunidad de Madrid.

El comportamiento del Consejo General sí será analizado por la CNC que el mes pasado publicó un informe en el que analizaba las restricciones a la competencia en la normativa reguladora de la actividad de los procuradores de los tribunales y, entre otras conclusiones, abogaba por la desaparición de los aranceles "o precios cuasi fijos" de los procuradores, para pasar a un sistema de precios libremente fijados por las partes. La CNC cree que el sistema de aranceles impide la libre formación de precios en el mercado.