Resultados

Sony España reduce un 70% su beneficio, hasta los 7 millones de euros

Sony España ha obtenido en el ejercicio fiscal 2008, que cerró el pasado 31 de marzo, un beneficio neto de 7 millones de euros, un 70% menos que en 2007, cuando ganó 23,4 millones, debido al retroceso del mercado y a la caída del precio de los televisores de pantalla plana.

La multinacional japonesa también ha visto reducida en este último año fiscal su facturación, que ha pasado de los 2.491 millones de 2007 a los 2.148 de 2008, un 13,5% menos.

Pese a estos resultados, el director general de la compañía, Pedro Navarrete, ha hecho hoy un balance "positivo" de la marcha de la empresa, teniendo en cuenta que, en la situación de retroceso internacional del consumo, Sony España ha obtenido mejores resultados que sus competidores.

Rebaja del precio de las televisiones planas

Navarrete ha señalado que el fuerte descenso de los beneficios se explica, principalmente, por la rebaja del precio medio de las televisiones de pantalla plana, que ha caído más de un 25%, a pesar de ser un mercado que sigue creciendo en unidades, ya que sólo la mitad de los hogares disponen de estos nuevos modelos.

"La presión competitiva es lo que ha hecho que baje el beneficio", ha indicado el máximo responsable de la filial española de Sony, quien ha explicado que sería necesario vender un 25% más para mantener el margen de ganancias en un entorno de caída de los precios de este mismo porcentaje.

Para hacer frente a esta situación, Sony ha reducido su plantilla en unas 290 personas en el último año, un centenar de ellas a través de bajas voluntarias y prejubilaciones acordadas con los sindicatos de la factoría de Viladecavalls (Barcelona).

Lo más importante, ha asegurado, es que gracias "al ejercicio de responsabilidad social" de empresa y comité y "al apoyo de Tokio" se ha logrado garantizar la continuidad de la fábrica vallesana, una de las pocas plantas de electrónica de consumo que sigue fabricando en España, en concreto pantallas de plasma.

"Mantener una fábrica y haber logrado un compromiso de continuidad no es nada fácil, es una especie de lujo. Debemos estar muy agradecidos y contentos por la continuidad del negocio en un período tan complicado como el que nos está tocando vivir", ha subrayado Navarrete.

El directivo "quiere ser optimista" y confía en que el mercado se recuperará este año, de manera que, pese a que no se alcanzarán cifras de negocio de años anteriores, la caída, por lo menos, no será tan negativa como la del último ejercicio fiscal.

El objetivo de Sony España es producir alrededor de 1,5 millones de televisores en el actual ejercicio, algo que dependerá de lo que pase después del verano y de cómo funcione la campaña de Navidad.

En un mercado "impredecible" como el de la electrónica de consumo, Navarrete apuesta por "ganar en competitividad y en innovación" para hacer frente a la crisis.

Aunque aún no hay nada decidido, Navarrete ha confirmado que Sony está negociando diversas formas de ayudas a la innovación con la Generalitat.

"No nos podemos dormir, hay que seguir trabajando cualquier alternativa. En este sector hay que estar despierto o la caída te arrastra", ha remarcado.

Navarrete se ha comprometido a hacer "todo lo que esté en sus manos" para mantener la fábrica catalana, en la que trabajan unas 2.500 personas y desde la que se exportan televisiones a países europeos como Portugal, Italia o Francia.

Precisamente, los ingresos por exportaciones de Sony España también se han reducido en este último año fiscal, pasando de los 1.622 millones de euros de 2007 a los 1.403 de este año.