Diseño

Vanguardia y geometría en las joyas de Belén Bajo

A Belén Bajo siempre le ha gustado todo lo relacionado con el diseño. Un interés que la ha llevado a confeccionarse su ropa, preparar una exposición con sus pinturas o hacer de su lugar de trabajo un espacio único y acogedor. Pero son sus colecciones de joyas las que hablan de su ambición. Son piezas que reflejan la pasión de Bajo por los movimientos de vanguardia y el diseño industrial. Anillos, pendientes, colgantes, gargantillas, donde el oro y la plata se combinan armónicamente y se mezclan con todo tipo de materiales: lava volcánica, ónix, cuarzos o las drusas de ágata.

Vinculada por tradición familiar al mundo de la joyería, Belén Bajo lanzó su primera colección en 1996. Entonces daba clases de diseño de joyas y fueron sus alumnos los que la animaron a hacer sus creaciones. "Tenía bastantes conocimientos para lanzarme", recuerda. Se dio cuenta, además, que en aquel momento había un hueco en el mercado.

No son joyas de autor, sino "piezas personales, únicas". Las fabrica en España, porque le interesa controlar la producción. La artista es su mejor modelo. "Me pongo mis joyas, es una forma de sentirme bien y cómoda".

De aquella primera colección ha pasado a estar presente cada año en Iberjoya. La próxima edición de septiembre mostrará su particular visión del diseño de joyas en piezas donde predominan las drusas de ágatas o los mosaicos en blanco y negro, a partir de pasta de ónix y ágata blanca. Este año, además, introduce una línea de hombre.

Mujeres atrevidas que valoran la exclusividad

Las joyas de Belén Bajo están creadas para todo tipo de mujer. La diseñadora piensa en profesionales liberales a las que les gusta el arte y distinguirse del resto, pero también en mujeres de más edad. "Mi propia madre", señala. Reconoce que lucirlas es cuestión de mentalidad. "Ser atrevida y valorar la exclusividad", precisa. Los precios de sus joyas, a partir de 200 euros. En un momento de crisis, la estrategia de Bajo pasa por diseños más asequibles, introduciendo más plata; una idea, por otro lado, largo tiempo perseguida. "Hay que buscar soluciones imaginativas". La diseñadora acaba de inaugurar su primera tienda en la calle Goya de Madrid, diseñada por ella misma.