Diario de a bordo

Un mercado palindrómico después del rebote

La tendencia bajista a corto plazo es clara.

No se ha preguntado nunca de dónde viene la palabra capicúa y lo que significa? Pues visita obligada al diccionario de la Real Academia de la lengua Española: "Número que es igual leído de izquierda a derecha que de derecha a izquierda; p. ej., el 1331."

El origen de la expresión según la revista Muy Interesante hay que situarlo en la palabra catalana, cap-i-cua (cabeza y cola). Josep Maria Garrut i Romà mantiene que la palabra nació en Barcelona a finales del siglo pasado. Así aparece en el Boletín de la Asociación Tucumana de Folklore (1955): "Se refiere a los números cuyo comienzo y final son iguales. Generalmente a los de 5 cifras, porque su origen deriva de los billetes de tranvía... La creencia popular es que el cap-i-cua trae buena suerte".

Pero hay otra cosa curiosa y es que a las palabras o frases capicúa es decir que se leen igual de izquierda a derecha que al revés se las llaman palíndromos, que viene del griego palíndromos, de palin (de nuevo) y dromos (carrera). Estos serían palíndromos: allí ves Sevilla; amo la pacifica paloma; dábale arroz a la zorra el abad.

Subyace un lento convencimiento de que la recuperación tendrá forma de U

La Bolsa ha dejado atrás la etapa del rebote y está "palindrómica", está floja cuando hay buenas noticias y baja cuando hay malas noticias, también baja cuando hay regulares y cuando no las hay.

La tendencia bajista de corto plazo es clara, y todo el mundo habla y no para, y con razón, de que en muchos índices importantes, como el del Euro Stoxx, el Dax, el S&P 500 o el Dow Jones han aparecido figuras inquietantes de hombro-cabeza-hombro. A cierre semanal aún no se han cruzado las líneas claviculares con claridad y por tanto no están confirmadas, pero es posible que terminen por hacerlo. Pero además en el gráfico les llamo la atención sobre otra figura técnica potencialmente peligrosa.

Es un gráfico de meses, y por tanto lo que comento a continuación es una mera especulación, pues aún quedan muchos días para que se termine de dibujar la vela de este mes y pueden cambiar mucho las cosas. Pero si hoy se hubiera cerrado el mes y esa vela fuera válida, tendríamos una figura de estrella de la noche en velas japonesas. Se forma tras una subida fuerte, con una vela blanca grande, seguida de un doji de duda, y a continuación una gran vela negra. Les he destacado en el gráfico lo que pasó en las dos ocasiones anteriores en que esta estrella apareció en el futuro del mini S&P, gráfico seguido por los operadores mundiales.

No debemos olvidar que el parón en seco del rebote, el movimiento lateral y luego la bajada, se iniciaron, y no por casualidad, justo cuando se colocó en el mercado el mayor aluvión de papel, procedente de todo tipo de ampliaciones de capital.

Un soporte técnico destacable sería en este mismo futuro del mini S&P 500 la zona de 845 por donde está el retroceso de Fibonacci del 38,2% de todo el alza anterior.

La idea que subyace para este cambio de actitud es el lento convencimiento de que la economía no se va a recuperar en V sino en forma de U bastante amplia. Esta semana se ha iniciado la temporada de resultados que tendrá mucho que decir. A cierre semanal las ventas de las instituciones eran un 20% más altas que las compras en EE UU. Y son el 50% del volumen total del NYSE.