Informe CNMV

El apoyo al sector financiero ha estimulado las emisiones de renta fija

Las medidas de apoyo al sector financiero español han estimulado las emisiones de renta fija, según el boletín trimestral de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) correspondiente al segundo trimestre de 2009.

En la introducción al informe de coyuntura de mercados, la CNMV explica que en lo que va de año las entidades han emitido cerca de 32.900 millones de euros en bonos con garantía del Estado, el 26,5% del total de emisiones de renta fija a largo plazo.

La cifra representa además el 81% del total de las emisiones de bonos. Así mismo, la CNMV destaca las emisiones de activos de titulización tanto en el marco del Fondo de Adquisición de Activos Financieros (FAAF) como en ámbito del eurosistema, así como las emisiones de participaciones preferentes, a las que han recurrido las entidades con el fin de fortalecer los recursos propios.

Los efectos de las medidas de apoyo son visibles también, según la CNMV, en la mayoría de los mercados de referencia, en los que se ha mitigado la volatilidad y donde el sector financiero ha obtenido los mejores resultados.

La CNMV también destaca en el periodo un cambio en la percepción de riesgo, con significativos aumentos de precios, un moderado descenso de la volatilidad y un aumento de la contratación en el segundo trimestre del año respecto al primero.

El boletín incluye también una serie de análisis sobre fondos de inversión y novedades regulatorias, entre los que destaca "Agencias de rating: análisis de la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo", del que son autores Raquel García Alcubilla, del Gabinete de la Presidencia de la CNMV, y Javier Ruiz, que pertenece a la dirección de Mercados.

El artículo advierte sobre la estructura de supervisión contenida en el reglamento, que el Parlamento Europeo aprobó el pasado mes de abril.

Según los autores, su extrema complejidad puede debilitar la supervisión del cumplimiento de los requisitos normativos, siempre y cuando los supervisores europeos no sean capaces de coordinarse.