Publicidad ecológica

No usaré mensajes ambientales en vano

Medio Ambiente y 19 empresas energéticas y del motor pactan autorregular la publicidad ecológica.

No usaré mensajes ambientales en vano
No usaré mensajes ambientales en vano

El cambio climático, la biodiversidad y el desarrollo sostenible despiertan, según el Ministerio de Medio Ambiente, una "clara y generalizada" preocupación social. Y las empresas lo saben. Por eso, en ocasiones los mensajes medioambientales y ecológicos se han utilizado sin la deseada legalidad, veracidad y responsabilidad.

Un código de autorregulación sobre argumentos ambientales en comunicaciones comerciales firmado ayer entre la ministra Elena Espinosa y los representantes de 19 empresas pertenecientes a los sectores energéticos y del automóvil se asegurará de que la publicidad se mantenga en sus límites.

Cepsa, Repsol, Acciona, Endesa, Iberdrola, y Gas Natural/Unión Fenosa, en el sector energético y Kia, Chrysler, Citroën, Peugeot, Renault, Seat, el grupo Volkswagen con todas sus marcas, Chevrolet y Fiat, en el sector automovilístico, han sido las primeras empresas en adherirse a un código que queda abierto a la incorporación de nuevas empresas que al igual que éstas se comprometan a cumplir con un código de buenas prácticas para el uso de argumentos ambientales en la publicidad comercial.

A pesar de que el ministerio y las empresas escenificaron ayer la firma del código, éste no entrará en vigor hasta el 1 de septiembre. Además, las comunicaciones comerciales que hayan sido difundidas antes de la entrada en vigor del documento podrán seguir utilizándose hasta el 31 de diciembre.

A partir de ese momento, y según se establece en el punto cuarto del código, todas las comunicaciones comerciales deberán ser veraces y no ser susceptibles de inducir a error a los destinatarios de la publicidad.

Ni verde ni ecológico

El documento de autorregulación suscrito por las empresas y el ministerio establece asimismo que "deben evitarse o justificarse mediante acotaciones" las aseveraciones genéricas o no específicas sobre beneficios de tipo ambiental del estilo de no dañino para el medio ambiente, verde, ecológico o sostenible.

El código añade que las empresas sólo podrán afirmar la superioridad de tipo ambiental de su producto cuando exista una ventaja significativa que pueda ser demostrada. Además, en la publicidad comparativa sólo podrá afirmarse la superioridad de tipo ambiental cuando exista una ventaja significativa que pueda ser demostrada y cuando los productos comparados tengan la misma finalidad y satisfagan las mismas necesidades.

Podrán plantear reclamaciones por los posibles incumplimientos, tanto las empresas adheridas al pacto como asociaciones sin ánimo de lucro, Autocontrol (la asociación para la autorregulación de la comunicación comercial), las administraciones públicas, el consejo asesor de medio ambiente, cualquier empresa o asociación, así como la comisión de seguimiento que presidirá la Secretaría de Estado de Cambio Climático, de oficio o a instancia de terceros.

Reclamaciones

El código permitirá la resolución extrajudicial de controversias ante Autocontrol (la asociación para la autorregulación de la publicidad). Además, se creará una comisión de seguimiento que presidirá la Secretaría de Estado de Cambio Climático.

Alimentación y electrodomésticos

Al código, que busca promover la compra efectiva o contratación de los productos o servicios con menor impacto ambiental y evitar la pérdida de confianza en los consumidores por el abuso de los argumentos ambientales engañosos en la publicidad, podrán unirse más empresas además de las 19 que lo firmaron ayer, pertenecientes a los sectores de la energía y el automóvil.

El Ministerio de Medio Ambiente explica que la elección de estos dos sectores se justifica "por la importancia que sus emisiones tienen en el Inventario Nacional y por tanto, por la capacidad de reducción que pueden alcanzar sus políticas de empresa, además de por el volumen de las inversiones que destinan a publicidad". Pero el objetivo del departamento que dirige Elena Espinosa es que próximamente se adhieran al código nuevas empresas de otros ámbitos comerciales como el sector de la alimentación y el de electrodomésticos.