Bolsa de Nueva York

Las dudas sobre las cuentas empresariales diluyen el optimismo insuflado por el FMI

La mejora de las previsiones del FMI sobre el comportamiento de la economía en la principal potencia mundial no fue suficiente para asentar las ganancias. La prudencia ante la temporada de resultados rebajó el optimismo en Wall Street, que cerró plano.

El parqué neoyorquino no pudo mantener las sólidas ganancias con las que abrió, pese a que el Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó al 2,5% su previsión de crecimiento mundial para 2010 por la mejora en el sistema financiero y la moderación de la recesión. El inicio de una temporada de resultados empresariales, que se prevé difícil, inyectó su particular dosis de pesimismo en la Bolsa neoyorquina.

La incertidumbre de los operarios por las cuentas de las empresas que, a modo de radiografía, servirán para hacer un diagnóstico sobre el estado de salud de la principal economía del mundo, evitó las ganancias en Wall Street. Con cierre mixto, el Dow Jones avanzó un 0,18%, el tecnológico Násdaq se apuntó un 0,06% y el selectivo S&P500 retrocedió un 0,17%.

Y eso que el FMI aportó una buena noticia a los inversores, tras mejorar las previsiones sobre la recuperación de la economía estadounidense. Sin embargo, el optimismo del organismo internacional sólo consiguió animar las compras en los primeros compases de la sesión. Transcurridas apenas dos horas de la negociación todo quedó en agua de borrajas.

DOW JONES 35.754,75 0,10%

En concreto, el FMI espera una mejora de las circunstancias económicas en EE UU hasta el punto de conseguir que 2009 se cierre con un retroceso del 2,6%, un recorte inferior a los antes se había estimado. Para 2010, el crecimiento de economía estadounidense será de 0,8% frente al estancamiento que se había anticipado.

También buenos augurios se lanzaron desde el organismo presidido por Dominique Strauss-Kahn para economía mundial. Y es que, los pronósticos de cara a 2010 confirman las esperanzas de recuperación al preveer un crecimiento del 2,5%, seis décimas por encima de las últimas estimaciones.

A la espera de Alcoa

La impaciencia se dejó ver en el parqué neoyorquino a lo largo de toda la sesión a la espera de que, fiel a la tradición, Alcoa dé el pistoletazo de salida a nueva temporada de resultados. La expectación levantada en torno a este hecho se sucede cada trimestre, ya que las cifras del gigante siderúrgico suelen ser utilizadas por los analistas como un indicador de la salud de la economía.

Se espera que el fabricante de aluminio informe de su tercera pérdida trimestral consecutiva después del cierre del mercado. La caída en la demanda de aluminio tendrá sus consecuencias sobre la empresa, por lo que los inversionistas buscarán señales de que sus recortes de capacidad han sido suficientes para capear la desaceleración.

Al cierre de la sesión, los títulos de Alcoa se apuntaron un ligero avance del 0,53%.

Entre los valores que más subieron en el Dow Jones se situaron la farmacéutica Merck (1,52%), la multinacional Johnson & Johnson (1,51%), el fabricante aeronáutico Boeing (1,31 %) y la cadena de supermercados Wal-Mart (1,11%).

En el lado de las pérdidas, la peor parte se la llevó Verizon, cuyas acciones cayeron un 3,34%. También con descensos importantes cotizaron el conglomerado General Electric (-2,72%) AT&T (-3,25%) y Bank of America (-2,55%).

Fuera del Dow Jones, las acciones de Google subieron el 1,48% después de que la empresa anunciara el lanzamiento de su propio sistema operativo para competir con Microsoft.

El barril de petróleo de Texas se depreció hoy un 4,43% y cerró a 60,14 dólares, su precio más bajo en siete semanas y con el que encadena seis sesiones consecutivas de pérdidas.