Los trabajadores de Garoña protestan contra el cierre

El Gobierno defiende su decisión sobre el futuro de la central nuclear

Mientras los trabajadores de la central nuclear de Santa María de Garoña protestaban esta mañana ante las puertas de su empresa, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, ha dejado claro que el cierre de la central es "irreversible".En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, De la Vega ha insistido en que la clausura de la planta, fechada por el Gobierno para 2013, es "definitiva" y es lo "razonable". Además ha asegurado no sólo NO supondrá una pérdida de empleos sino que con el Plan que Dinamización y Empleo que se elaborará en los próximos tres meses, dentro de cuatro años habrá más puestos de trabajo y nuevas oportunidades para la comarca burgalesa.De la Vega ha insistido en que la decisión está "basada en la legalidad", que atiende a criterios de la vida útil, de sostenibilidad, de modelo económico y medioambientales.