Parlamento

Alemania aprueba ley para que bancos puedan liberarse de sus activos tóxicos

El Parlamento alemán (Bundestag) aprobó una ley que permitirá a los bancos sacar de sus balances los llamados activos tóxicos a través de la creación de "bad banks".

Tanto los bancos privados como las cajas de ahorro y los bancos propiedad de los estados federados podrían recurrir a la figura de los "bad banks" para liberarse de los papeles tóxicos que son considerados como una de las principales causas de la crisis financiera internacional.

La medida tiene por objeto facilitar el flujo de liquidez para que las empresas puedan seguir recibiendo créditos en la medida en que lo necesiten.

Según cálculos del Gobierno alemán, los balances de los bancos tienen de momento el lastre de papeles tóxicos por valor de unos 230.000 millones de euros.

El Bundesrat, cámara de representación regional, deberá ratificar la ley el 10 de julio.

Antes de Alemania, Estados Unidos y el Reino Unido habían aprobado medidas similares.

El modelo consiste en que los bancos con elevado volumen de activos tóxicos los puedan depositar en una sociedad creada exclusivamente para aparcar estos títulos, lo que, pese a no tratarse de un banco propiamente dicho, se ha venido a definir como "bad bank".

Para cada título que deposite en esta sociedad, el banco en cuestión deberá emitir bonos de deuda, que el Estado garantizará -a través del Fondo de Estabilización de los Mercados Financieros (SoFFin)- por un máximo de veinte años.

A cambio de esta garantía, la entidad financiera deberá pagar un porcentaje que, según Steinbrück, seguirá los baremos habituales del mercado.

El valor de los bonos se regirá por la última cotización que tenían los títulos, del que se restará un diez por ciento.

Sin embargo, como el valor real es en principio mucho menor, el proyecto de ley contempla que haya una evaluación adicional a realizar por un experto que no esté vinculado con el banco afectado.

Esta evaluación es importante a la hora de que el Estado recupere dinero, pues el "bad bank" deberá abonar esta diferencia al SoFFin en cuotas anuales durante los veinte años que rige la garantía.

'Luz verde' a la lucha contra los paraísos fiscales

Por otro lado, el Bundestag aprobó hoy el proyecto de ley que endurece las condiciones para los negocios y transferencias monetarias con los llamados paraísos fiscales para reducir el fraude a la hacienda pública.

La nueva normativa plantea condiciones mas severas para aquellas empresas que hagan negocios con países que no se atengan a los estándares de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo económico (OCDE).

Asimismo reclama declaraciones mas estrictas de los ciudadanos con elevados ingresos que hagan transacciones con ese tipo de países, aunque la normativa no entrará en vigor hasta mas adelante por decreto ley por presión de los partidos de la Unión -cristianodemócratas y socialcristianos bávaros (CDU/CSU)-.

El ministro alemán de Finanzas, Peer Steinbrück, señaló en el debate parlamentario previo que son ya varios los países de la Unión Europea los que han aprobado leyes similares y reiteró que el fraude fiscal es un delito grave.