Tipos de interés

El BCE mantiene los tipos en el 1% y sugiere el fin de la fase de recortes

El Banco Central Europeo mantuvo ayer los tipos de interés de la zona euro en el 1%, confirmando la sensación de que la senda bajista emprendida en octubre ha tocado a su fin. Por otra parte, el organismo empezará la anunciada compra de hasta 60.000 millones de euros en deuda privada el próximo lunes.

No hubo sorpresas: el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo decidió ayer por unanimidad mantener los tipos de interés de referencia de la zona euro en el 1%. Su presidente, Jean-Claude Trichet, calificó ese nivel de "apropiado" a las circunstancias de la actividad y los precios, si bien no cerró la puerta a algún recorte adicional.

Pese a esa advertencia cautelosa, el caso es que se acumulan ya dos meses sin recortes del precio del dinero, algo noticioso si se considera que en los tres anteriores los tipos se habían recortado en al menos un cuarto de punto. Ello indica que el BCE asume que lo peor de la recesión ha pasado, como apuntan los niveles crecientes de confianza y la moderación de la caída en la actividad industrial y de servicios. Eso sí: en la rueda de prensa posterior a la reunión, Trichet vaticinó que "tras una fase de estabilización, esperamos una recuperación a partir de mediados de 2010". El BCE mantiene su previsión de caída de PIB en 4,6 puntos este año y en 0,3 en el próximo, cuando la tasa de paro alcanzaría el 10,5%.

Por otro lado, el presidente del BCE puso fecha a la anunciada compra de deuda privada: el próximo lunes, comenzará a adquirir hasta 60.000 millones de euros en bonos con periodos de maduración que preferentemente se situarán entre 3 y 10 años. Además, Trichet calificó de "éxito" la inyección de cerca de medio billón de euros a tipos muy bajos realizada la semana pasada.

Ambas medidas pretenden disipar los problemas de liquidez en los mercados, y el economista francés advirtió que el Consejo está observando "muy estrechamente" para ver si los bancos comerciales cumplen con "su responsabilidad de trasladar a la economía real los extraordinarios esfuerzos" que está realizando el BCE.

El lenguaje de Trichet y la unanimidad de la decisión parecen indicar que el Consejo ha puesto fin a una fase extraordinaria de reducción de tipos de interés, que ha sumado 325 puntos básicos desde octubre pasado. Una encuesta realizada por Bloomberg señala que los expertos auguran tipos en el 1% hasta mediados del año que viene.

Otros organismos emisores no comparten la visión del BCE y avanzan todavía más hacia el tipo cero: el Banco Central de Suecia recortó ayer sus tasas de referencia en un cuarto de punto, hasta el 0,25%. Suecia, ajena a la Unión Monetaria, se une así a países como Estados Unidos, Japón o el Reino Unido, instalados en tipos prácticamente nulos.

Sin riesgo de deflación

La principal misión del BCE, el mantenimiento de la estabilidad de precios, está garantizada, según las palabras de Trichet. Pese a que el IPC armonizado de la zona euro cayó en junio por primera vez en su historia (-0,1%), el responsable monetario excluyó el riesgo de deflación: "la fase de inflación extremadamente baja o negativa durará poco", auguró, al tiempo que excluyó que los precios puedan superar el 2% en el medio plazo.

Para evitar un posible repunte inflacionista una vez alcanzada la recuperación de la actividad, Trichet dejó claro que el Consejo de Gobierno está pensando ya en una estrategia de salida: "Una vez que el entorno macroeconómico mejore, el Consejo de Gobierno se asegurará de que las medidas adoptadas se retiren con rapidez, y de que la liquidez sea absorbida".

Entretanto, el tipo de interés interbancario mantiene su histórica línea descendente. La cotización diaria del euríbor, el tipo de referencia más utilizado en los préstamos hipotecarios españoles, se situó ayer en el 1,486%, su nuevo mínimo histórico. El acumulado mensual baja así al 1,492%, por lo que el diferencial respecto al tipo de referencia del BCE se encuentra ya por debajo del medio punto.