Encuentro

Los bancos centrales analizarán mañana la recesión y la crisis financiera global

Los gobernadores de los principales bancos centrales del mundo analizarán mañana la recesión económica mundial, la peor desde la Segunda Guerra Mundial, y la crisis financiera internacional.

Los bancos centrales del G-10 y otros países industrializados y emergentes hablarán en la sede del Banco de Pagos Internacionales (BPI) en Basilea (Suiza) de los primeros indicios de estabilización en la crisis financiera.

No obstante, la magnitud de la crisis económica señala que, posiblemente, se prolongue durante más tiempo, lo que hace pensar que los principales bancos centrales dejarán los tipos de interés inalterados en los actuales niveles -en muchos casos del 0%- durante los próximos meses. El precio del dinero se sitúa actualmente en la zona del euro en el 1%, en el Reino Unido en el 0,5% y en EEUU, entre el 0 y el 0,25%.

El director del recién creado Comité de Estabilidad Financiera, Mario Draghi, consideró que la economía mundial muestra señales de recuperación. Tras la primera reunión de este Comité, que sucede al Foro de Estabilidad Financiera, Draghi advirtió no obstante que se mantiene la fragilidad de la economía y del sistema financiero.

El Comité de Estabilidad Financiera, que tendrá sede en Basilea, prestará atención a los riesgos de los mercados financieros y asegurará que los reguladores de cada país actúan sobre ellos. Además, este Comité colaborará con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para llevar a cabo advertencias tempranas, según informó el BPI.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) dijo recientemente que por primera vez en dos años no ha tenido que revisar a la baja de forma global sus previsiones de crecimiento. La actividad económica en los países de la OCDE ha tocado fondo pero la recuperación será lenta en Europa y Japón, según pronósticos de la organización.

La OCDE prevé que la economía de la zona del euro se contraiga un 4,8% en 2009, 1,3 puntos porcentuales más de lo que había pronosticado en marzo.