Honduras, al borde del golpe de estado

El presidente Zelaya se niega a restituir en su puesto al jefe militar, que se negó a facilitar urnas para un referendum sobre una reforma constitucional

Aumenta la tensión en Honduras. El presidente Manuel Zelaya está en la cuerda floja, ya que pretende no acatar una disposición de la Corte Suprema de Justicia que ordena restituir en su puesto a un jefe militar. Zelaya no quiere que el general Romeo Vásquez asuma de nuevo sus funciones, ya que fue despedido por negarse a distribuir urnas para una consulta popular sobre la reforma de la Constitución. El mandatario asegura que la colocarle de nuevo al frente del Ejército pone al país al borde del golpe de estado.Zelaya ha pedido a los militares en un acto multitudinario que recuerden que se deben al pueblo.