Bolsa de Nueva York

Wall Street no ve 'brotes verdes' y firma su segunda semana de pérdidas

Segunda semana de corrección. El esperado discurso de la Reserva Federal dejó fríos a unos inversores que esperaban más indicios sobre la evolución económica mundial en los próximos meses. Las pesimistas previsiones del Banco Mundial y la lenta recuperación del mercado inmobiliario han pesado han como un lastre en Wall Street, que retrocede un 1,19% semanal.

Los inversores retiran posiciones en la Bolsa de Nueva York tras las alzas de ayer y recogen beneficios en la última sesión de la semana. El balance de los últimos cinco días vuelve a arrojar al rojo a Wall Street, que aún no ve 'brotes verdes' y mantiene sus reservas sobre la marcha de la economía mundial. Así las cosas, el Dow Jones perdió un 1,19% semanal y el selectivo S&P500 retrocedió un 0,26%. El Násdaq, en cambio, cerró la semana en verde con un avance del 0,59%.

La noticia más esperada por la Bolsa de Nueva York durante toda la semana, la decisión de la Reserva Federal sobre los tipos de interés y su discurso sobre la evolución de la economía no convenció a Wall Street. La Fed decidió mantener los tipos de interés en un rango objetivo de entre el 0% y el 0,25%, y sugirió que, no sólo el ritmo de contracción de la economía se ha ralentizado, sino que además "las condiciones de los mercados financieros han mejorado en general en los últimos meses".

Sin embargo, esto no alentó el optimismo entre unos inversores sobre los que todavía pesan las previsiones del Banco Mundial (BM) que espera que la economía experimente una contracción del 3%, desde el 2,4% esperado inicialmente.

Tampoco los datos del sector inmobiliario invitan a muchas alegrías. Esta semana se conoció que las ventas de casas usadas en Estados Unidos subió a un ritmo menor a lo esperado en mayo, apuntando así a una lenta recuperación en un sector severamente golpeado por la recesión económica.

Moody's y la confianza

Sin embargo, no todo han sido malas noticias en los últimos cinco días. Unas de las 'buenas nuevas' la trajo la agencia Moody's, que ha dado su respaldo a Estados Unidos al afirmar que no se plantea una bajada de ráting, que actualmente se encuentra en el nivel más alto (triple A). La agencia de calificación ha asegurado que ve claro el rating de EE UU, siempre y cuando modere el déficit y el dólar se mantenga como la divisa de referencia en las reservas internacionales.

Asimismo, la Universidad de Michigan ha confirmado que su índice de confianza del consumidor subió en junio a su nivel más alto desde febrero de 2008, ante las expectativas de que la peor recesión económica desde la Gran Depresión podría estar terminando. En concreto, mejoró en junio a 70,8, por encima de la cifra de 69 que esperaban los analistas.

Luces y sobras de la semana

Oracle, que presentó cuentas esta semana fue, sin duda, una de las luces de la semana. Sus acciones se revalorizaron en los últimos cinco días un 3,10%. El fabricante de software ganó un 1% más en su último año fiscal, hasta los 5.593 millones de dólares. Además, en este periodo su cifra de negocio aumentó un 4%.

Entre las empresas que cotizan en el Dow Jones, los avances más significativos fueron para Verizon (+4,48%), las farmacéuticas Merck (+4,21%) y Pfizer(+1,27%), AT&T (+3,24%) y Caterpillar (+2,70%).

En el lado opuesto, el fabricante estadounidense de aviones Boeing fue la empresa peor parada entre las que integran el Dow Jones, al caer sus títulos el 13,54%. El anuncio de otro retraso para el primer vuelo de su nuevo modelo 787 pasó factura a la aeronáutica.

Sin salir del lado de los números rojos, los valores que más descendieron en el Dow Jones, además del grupo aeronáutico, fueron United Technologies (-4,89%), American Express (-3,57%), Bank of America (-3,56%), Chevron (-3,10%) y Exxon (-2,81%).

El crudo de Texas bajó hoy un 1,52% en la Bolsa de Nueva York y acabó a 69,16 dólares por barril, con lo que cierra su segunda semana consecutiva de descensos.