CincoSentidos

Un club de directivos con el mismo ADN profesional

80 ex directivos de Procter & Gamble unen fuerzas en Expiga, una red de ayuda mutua, amistad y filantropía.

Comparten el ADN de la filial española de Procter & Gamble, multinacional americana de productos de gran consumo. Casi 80 profesionales y ex directivos de la casa llevan ocho años comprometidos con Expiga, un proyecto de desarrollo integral de sus socios a través de la ayuda mutua, el networking, la formación continua y la solidaridad con el entorno. "Somos una asociación pionera. Ser antiguo empleado de P&G es condición necesaria pero no suficiente. La afinidad personal es nuestro principal patrimonio", declara Alberto Díaz, presidente de Expiga y director general comercial del grupo de comunicación Vocento.

Los miembros de Expiga -el nombre es una combinación de ex Procter & Gamble-, hoy altos cargos directivos en más de 40 empresas de prestigio, han desarrollado un networking muy fuerte. Otras empresas han creado lazos entre sus ex empleados. Alberto Díaz cita a IESE y Pepsico, que ve en Expiga un modelo a seguir, pero "el componente amistad no se cultiva". Tampoco es el típico club de alumni de las firmas de consultoría y auditoría que arrancó en Estados Unidos -los ex de PricewaterhouseCooper en España, por ejemplo, mantienen contacto a través de Alumni PwC-. Ni tiene que ver con las asociaciones de ex alumnos de universidad. La diferencia radica en la implicación familiar. "Nos reunimos con las familias e incluso compartimos vacaciones", apunta Alberto Díaz.

Valores Procter

La asociación entrega hoy la cuarta edición de sus premios a la iniciativa empresarial

Para Javier Rodríguez Zapatero, director general de Google y fundador de Expiga, la clave de que la asociación haya llegado donde está, radica en la familia. "Conoce nuestro trabajo, lo entiende y participa en lo que hacemos". Se celebran dos asambleas al año y los niños y parejas son bienvenidos. Aprovechan para que estas reuniones se conviertan en un fin de semana familiar, con actividades de formación y relax para los acompañantes, relata Rodríguez Zapatero.

Expiga nació en 2001 y creció sobre tres pilares: la ayuda mutua, la formación y la solidaridad. "Teníamos una formación común, había algo que nos unía. Procter nos dio mucho, a partir de ahí desarrollamos actividades para seguir formándonos como profesionales y personas", señala Fernando González-Mesones, vocal de la junta directiva y director de la división de Marketing Global de Buongiorno, la multinacional que gestiona Peoplesound, la red social a través del móvil que utilizan los socios de Expiga para comunicarse.

La idea que movió a los socios fundadores era aprovechar los valores que les inculcaron en Procter & Gamble e "ir más allá", recuerda Javier Rodríguez Zapatero. El fruto son las becas Fortalecimiento de Líderes Sociales, en colaboración con Esic, para formar a estudiantes, fundamentalmente de Sudamérica. La asociación y la escuela de negocios financian un Máster en Dirección de Marketing y Gestión Comercial. Se trata de "revertir en la sociedad lo que ésta nos ha dado", precisa González-Mesones. La asociación, sin ánimo de lucro, se financia con las aportaciones de los socios, 400 euros al año.

Junto a las becas, Expiga concede cada año un premio a un profesional destacado y a un proyecto empresarial que cuadra con los principios que sostiene. La edición de este año se celebra precisamente hoy en Madrid. El año pasado los socios reconocieron la trayectoria de Mariano Martín, presidente mundial de ventas de Procter & Gamble.

Las puertas de Expiga están abiertas. Condición necesaria para ingresar es ser antiguo empleado de P&G, aunque ningún aspirante es un extraño para la asamblea. Los que quieran participar en el proyecto tendrán que "venderse" dentro de la organización y contar con el apoyo de tres socios y diez padrinos y obtener el respaldo de dos tercios de la asamblea, informa Rodríguez Zapatero. "Alguna vez se ha rechazado a algún candidato porque el perfil no encajaba, pero lo normal es que los nuevos socios sean aceptados", comenta Alberto Díaz.

Rodríguez Zapatero rememora el germen de Expiga: unos amigos que después de un tiempo fuera de Procter se encontraron en una boda y hablaron de ayudarse unos a otros. Hoy se siente orgulloso de que la asociación haya llegado donde está.

Una red social de móvil para conectar a los miembros

Expiga es una asociación que utiliza las nuevas tecnologías para estar en contacto. Por ejemplo, la convocatoria de los premios que entregará esta tarde en Madrid se ha realizado a través de peoplesound, la red social a través del móvil de Buongiorno.

La red se lanzó el pasado mes de abril, es accesible desde el ordenador y desde el móvil y su principal característica es que limita el número de amigos a un máximo de 20. Fernando González-Mesones relata que diferentes estudios de redes sociales líderes demuestran que el número de amigos que tienen relación bidireccional y constante no llega a 20. En el caso de Expiga, además, se ha optado por una red privada y selectiva en lugar de las clásicas Tuenty y Facebook. "Los problemas de privacidad aconsejan limitar el número de amigos", dice el vocal de Expiga. Desde junio, está disponible en iPhone.