Inmobiliarias

El G-14 afirma que bancos y cajas contribuyen a la caída del precio de la vivienda

El presidente del grupo de las grandes inmobiliarias (G-14), Pedro Pérez, afirmó hoy que los bancos y las cajas de ahorros contribuyen a la caída del precio de la vivienda con la venta de los activos inmobiliarios que han asumido por los impagos de los promotores e hipotecados.

"Sin duda, uno de los factores que contribuye a la caída de precios son las entidades financieras con sus campañas" de promoción, dijo Pérez, durante un curso en la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo (UIMP), tras recordar que los precios de las casas ya han bajado un 20% desde el nivel máximo que registraron a finales de 2007.

Además, advirtió de que algunas entidades pueden estar dispuestas no sólo a vender la vivienda por el crédito hipotecario correspondiente, sino también a "recurrir a provisiones para igualar la ecuación".

De esta forma, aludía a la posibilidad de que bancos y cajas de ahorros decidan desprenderse de los inmuebles asumidos incluso por debajo del precio del préstamo que concedieron para su adquisición.

Pérez dijo comprender la actitud "activa" de las entidades para deshacerse de las viviendas en sus carteras, ya que se han convertido en propietarios obligados por las circunstancias del mercado y no por un cambio voluntario de su objeto social, y prefieren dedicarse a la concesión de crédito.

Igualdad de oportunidades

No obstante, reclamó a los bancos y cajas de ahorros que faciliten en igualdad de condiciones las hipotecas para la compra de viviendas en manos de las inmobiliarias, y no sólo para aquellas casas que han asumido las entidades financieras.

"Lo único que sí pedimos es que se respete la igualdad de oportunidades, que no haya discriminaciones en cuanto a calificación de clientes y de concesión de financiación entre inmuebles semejantes de bancos y promotoras", dijo Pérez.

El portavoz de las inmobiliarias sostuvo que en la actualidad "el mercado no suministra la financiación suficiente". Asimismo, Pérez subrayó que las cifras de concesión de crédito han caído porque los bancos no han tenido liquidez suficiente para darlos y porque "de a la noche a la mañana la hipoteca ha pasado a ser algo venenoso y proscrito".

A su parecer, se trata de una moda que pasará de largo, pero que está haciendo "un daño importante" al sector del ladrillo, que se ha visto muy afectado por las dificultades que atraviesan los bancos y cajas de ahorros a causa de la crisis financiera internacional.

El alquiler se ha visto fomentado por la actitud de los bancos de restringir la concesión de hipotecas y también por las expectativas de los consumidores de que el precio de la vivienda asistirá a descensos adicionales, sostuvo el representante de las grandes inmobiliarias españolas.

El ajuste en precios que se ha producido es importante, "incomparable con el de cualquier otro sector desde que hay estadísticas", concluyó Pérez, convencido de que ha caído el mito de que los precios inmobiliarios nunca caen.