Resultados

La Sirena aumentó un 3,8% las ventas en un año, pero registra pérdidas

La cadena de tiendas de alimentos congelados La Sirena facturó 171,9 millones de euros en el año fiscal cerrado en abril de 2009, lo que significa un incremento del 3,8% respecto al ejercicio anterior, según explicó hoy el director general de la compañía, Francesc Casabella. Las previsiones para abril de 2010 apuntan a alcanzar los 177 millones.

Con todo, el resultado neto de la empresa fue negativo, "derivado del modelo de deuda del negocio de la compañía, con préstamos y capital riesgo", explicó. El resultado bruto de explotación fue del 9% de la facturación, similar al año pasado, cuando obtuvo un Ebitda superior a los 14 millones de euros.

El aumento de facturación se debió a la apertura de 30 nuevos establecimientos, 19 en Asturias, con la integración de Basilio, tres en Madrid y ocho en Cataluña, para lo que invirtió 7,4 millones. La Sirena cuenta con 242 tiendas, 226 propias y 16 franquicias.

Su plan de expansión se centra en Madrid, donde tiene 51 establecimientos y, según Casabella, la cifra puede duplicarse en los próximos años. Tras la crisis inmobiliaria, hay más locales disponibles y las rentas son inferiores. Casabella no descartó adquirir alguna cadena, pero indicó que por el momento no están estudiando ninguna operación.

Para 2010, tendrán cerca de 300 tiendas, sobre todo propias, porque las franquicias han quedado en "vía muerta". El objetivo es crecer en una quincena de establecimientos cada año. Así, en los próximos seis o siete meses, esperan abrir diez tiendas.

Preguntado sobre cómo ha afectado la crisis a La Sirena, explicó que ha cambiado los hábitos de consumo. Los clientes quieren artículos más baratos, a lo que ha tenido que adaptarse la compañía, que ha incrementado los descuentos y las ofertas en productos de primera necesidad, que han pasado del 14 al 18% del total de alimentos de la cadena.

En los últimos meses han incluido 35 nuevos artículos básicos, duplicando esta línea. La verdura es uno de los segmentos que más ha crecido. También tienen éxito el pescado y el marisco, que ocupan cerca del 50% de las tiendas; los platos acabados y la cocina étnica, con tacos de pollo mexicanos, sushi japonés y falafels, entre otros, según explicó el director de Marketing, Francesc Galí. Las tarrinas de helado individual, los platos 'Ke-como-hoy' para comer al momento y la bollería congelada, figuran entre los productos de más éxito.

En el primer trimestre del año, La Sirena alcanzó una cuota de mercado por volumen de facturación del 28% en Cataluña, frente al 24% de un año antes, mientras que en Madrid se mantuvo con un 8,2%.

Los locales de La Sirena tienen una superficie de entre 250 y 350 metros cuadrados, un equipo humano de dos a cuatro personas, y un surtido de 600 a 800 referencias. La compañía cuenta con 1.000 trabajadores.