Bolsa de Nueva York

Obama y su nuevo modelo de supervisión financiera dejan frío a Wall Street

La reforma financiera que hoy planteó la Administración Obama no ha conseguido despertar a Wall Street de su letargo. El IPC de mayo, que experimentó una subida del 0,1%, y los malos resultados difundidos por FedEX compartieron protagonismo este miércoles, en el que el Dow Jones cedió un 0,09%.

El fin del rally alcista anunciado por los analistas de Morgan Stanley parace hacerse realidad. Ni siquiera las palabras de Obama, que dio a conocer hoy los detalles de la mayor reforma financiera desde los años 30, consiguieron inyectar un leve soplo de optimismo en la Bolsa de Nueva York. Al cierre, sólo el tecnológico Násdaq conseguió el verde, al anotarse un 0,66%, en tanto que el Dow Jones y el selectivo S&P500 retrocedieron un 0,09% y 0,14%, respectivamente.

La noticia que mantuvo expectantes a la Bolsa de Nueva York durante buena parte de la sesión dejó fríos a los inversores y provocó que Wall Street firmase una nueva jornada de pérdidas. Y es que, la presentación en sociedad de la reforma financiera sólo dio fuerza a los indicadores durante apenas dos horas, pero no evitó que al cierre la incertidumbre volviese a planear en el parqué neoyorquino.

El presidente de EE UU, que dio a conocer hoy los detalles de la mayor reforma financiera desde los años 30, busca restaurar la confianza en el sistema financiero y prevenir que se repita una crisis como la actual.

DOW JONES 26.743,50 0,32%

En el apartado macroeconómico, algo desplazado por el interés en las palabras de Obama, los inversores conocieron que los precios subieron un mínimo 0,1%, por debajo del 0,3% que esperaba el mercado. Con este dato sobre la mesa, desde abril de 2008, los precios han bajado un 1,3%, la cifra más alta desde 1950.

Además, el déficit por cuenta corriente de EE UU bajó en 101.490 millones de dólares en el primer trimestre del año, desde los 154.880 millones del último trimestre de 2008.

En el apartado empresarial, la protagonista del día ha sido FedEx, que ha presentado unos resultados peor de lo esperado por el mercado. La proveedora de servicios de mensajería y logística a empresas perdió 2,82 dólares por acción durante su cuarto trimestre fiscal. La rebaja en la previsión de beneficios que ha comunicado FedEx no ha gustado al mercado y la compañía perdió un 1,40%.

La banca, protagonista de las pérdidas

Los valores financieros han sido los más bajistas de la jornada. La noticia de que Standard & Poor's (S&P) rebajó hoy su calificación a 18 bancos de Estados Unidos y revisó las perspectivas y la valoración del crédito de 22 entidades no sentó nada bien a los inversores.

Así, los principales bancos afectados por la rebaja de rating llevada a cabo por la agencia S&P vieron como sus acciones bajaban de precio. Fue el caso de Wells Fargo (-5,37%), Capital One (-2,89%), Key Corp (-7,77%) y PNC (-3,55%).

También con notables pérdidas cerraron los títulos del conglomerado General Electric, que lideró los retrocesos del Dow Jones, al caer sus acciones un 4,15%. Una tenedencia que siguieron el fabricante de aluminio Alcoa (-3,76), el fabricante de maquinaria pesada Caterpillar (-2,14%), y la química Dupont (-1,59%).

En el lado de las ganancias destacó la farmacéutica Pfizer, al subir el 3,60%, y Home Depot, la mayor cadena del mundo de bricolaje, que avanzó el 1,94%.

El barril de petróleo de Texas se encareció hoy un 0,79% y cerró a un precio de 71,03 dólares, tras conocerse que las reservas estadounidenses de esa materia prima disminuyeron en 3,9 millones de barriles durante la semana pasada.