Valores a examen

Santander y BBVA acaparan las preferencias de los analistas

Sin euforia y con mucha cautela, los expertos citan la mejor posición geográfica y la mayor solidez de los dos grandes bancos españoles frente a la banca doméstica.

Santander y BBVA acaparan las preferencias de los analistas
Santander y BBVA acaparan las preferencias de los analistas

Práctica unanimidad en el mercado: los aspectos negativos del entorno económico afectan sin excepción al conjunto de las entidades bancarias españolas, pero no a todas por igual. Las diferencias son sustanciales y éstas se reflejan en la solidez de los balances, en las previsiones de resultados y en las perspectivas que los expertos dan a estos valores en Bolsa. Como consecuencia, las preferencias se decantan, casi sin disidencias, por los dos grandes bancos: Santander y BBVA -más por el primero que por el segundo-, mientras que se ve con más preocupación el impacto de las diversas derivadas de la crisis en la banca mediana o doméstica.

Esto no significa que no detecten aspectos a vigilar en cada uno de estos dos bancos o que no teman caídas de sus acciones, ya sea por problemas propios o por efecto contagio nacional o internacional. Pero el hecho es que especialmente Santander mantiene el favor de los analistas y que sigue formando parte de las carteras recomendadas de renta variable española. Tampoco se descartan correcciones por el rápido rally que han experimentado en los tres últimos meses: Santander sube un 107% desde el mínimo marcado el 9 de marzo y BBVA gana un 90%, también desde esa fecha. En el año se revalorizan un 21,79% y un 5,34%, respectivamente.

El comportamiento de los medianos en el año ha sido dispar. Bankinter es el tercer mejor valor del Ibex en el año con un alza del 55,5%, mientras que Sabadell se deja un 1,19% y Banesto pierde un 2%. Popular ha mejorado un 12,07%.

BBVA 4,05 0,72%
SANTANDER 2,69 0,17%

En opinión de Ernesto Akerman, analista de GVC Gaesco, parece evidente que no se puede ver al sector bancario español como un conjunto homogéneo, aunque algunos problemas impacten en todas las entidades. "Lo que está claro es que Santander y BBVA son diferentes", subraya. Cree que sus fortalezas básicas son la diversificación geográfica, especialmente por sus posiciones en América Latina, y el mix de negocio, frente a la mayor dependencia de los otros bancos del mercado nacional.

Otro aspecto que preocupa a Ernesto Akerman es la actividad inmobiliaria. Afirma que hasta que no llegue la estabilización, proceso que puede tardar uno, dos o, incluso, tres años, los ingresos de los bancos se reducirán de forma significativa por el fuerte componente de las hipotecas. Para los que no lo puedan mitigar con otros negocios, la influencia será más relevante.

En esta línea se pronuncia Javier Barrio, responsable de ventas institucionales de BPI, que destaca que la diversificación adquiere mayor importancia en una etapa como la actual, en la que la crisis afecta con fuerza a España. "Hay que tener en cuenta que aquí el deterioro no ha acabado y que la situación macroeconómica va a seguir mal en 2009 y en 2010", asevera.

Más impagos

Como consecuencia de este efecto cita el previsible aumento de la morosidad, que los líderes podrían paliar en parte al contar con posiciones más repartidas por el mundo. No obstante, advierte que en general hay que ser cautos. "Es cierto que los mayores riesgos del sistema financiero mundial han pasado y que no todos los bancos están en la misma situación, pero hay que ser realistas porque el futuro sigue complicado", dice.

En este contexto, Javier Barrio se refiere a otros temas a tener muy en cuenta, como la posibilidad de ampliaciones de capital, como ya hizo Santander, o al riesgo de supresión o recorte de dividendos. Y matiza que esta medida en el fondo puede ser positiva si responde a la cautela o al deseo de proteger la capitalización de las entidades, pese a que a corto plazo empuje la acción a la baja.

De momento los anuncios apuntan a ofertas para pagar parte del dividendo con títulos propios. Santander lo ha hecho respecto al segundo dividendo a cuenta del año, programado para noviembre: cada inversor dirá si quiere que sea en efectivo o en derechos intercambiables por acciones. Los otros previstos quedarán igual. BBVA pagó el 20 de abril una acción por cada 62 antiguas en concepto de dividendo, pero los próximos se harán en efectivo. Y Popular abonará el correspondiente a julio -el cuarto sobre 2008- en acciones de su autocartera. Desde FacSet se prevé una caída sustancial del dividendo por acción con cargo al ejercicio de 2009 respecto al del año anterior.

En relación a la tasa de impagos, aunque ha aumentado y se espera que siga así a lo largo de 2009, ha golpeado menos a bancos que a cajas. Los datos del primer trimestre muestran que la de Santander y BBVA se elevaban al 2,49% y 2,8%, respectivamente. La de Popular ascendía al 3,82%, mientras que el resto de la banca mediana presentaba unos ratios algo mejores: Sabadell, un 2,82%; Banesto, un 1,97% y Bankinter, un 1,81%.

Y la predilección por los grandes se percibe en la opinión de Deutsche Bank. La entidad alemana, que mejoró este mes el precio objetivo de Santander a 10,2 euros desde los siete anteriores y al BBVA a 12 euros desde los ocho euros, indica que esas modificaciones se basan en la sólidas posiciones de estas entidades, aunque estima que se enfrentan a trimestres complicados. El equipo de análisis de Deutsche Bank se adentra en algunos problemas generales. Entre ellos, el deterioro de la caída del crédito, la necesidad de aumento de las provisiones y la reducción del negocio bancario. Con este conjunto de datos, la entidad elige, entre los dos líderes, a Santander por su estrategia de reestructuración de costes y su exposición a Brasil, el mercado más atractivo de Latinoamérica.

¿Qué otros puntos positivos resaltan los expertos del banco que preside Emilio Botín? En un informe realizado el pasado mayo, Credit Suisse señala que la entidad ofrece una de las historias más atractivas en la relación rentabilidad/ riesgo del sector bancario. Tras subrayar la diversificación geográfica que todos citan, el banco suizo se detiene en un análisis que muestra que en 2009 previsiblemente Santander contará con 10 unidades de negocio que contribuirán con un 5% o más al beneficio y ninguna con más del 20%.

Ventajas del liderazgo

El analista agrega que esta estructura le da flexibilidad y capacidad para la absorción de pérdidas. Y que el margen de explotación en los próximos tres años será el doble que la cifra que habrá que destinar a dotaciones crediticias en ese mismo periodo. En el caso extremo de que la mora se elevase al 10%, la entidad podría cubrir las necesidades adicionales de provisiones con su generación orgánica de caja.

Además de aludir a la fortaleza del capital y la solidez de su balance, cree que Santander se beneficia de una presencia dominante en mercados clave, aunque, como otros expertos, dice que no es inmune a los aspectos negativos que afectan al sector. Con estos elementos y otros sobre la mesa, Credit Suisse resalta su capacidad de revalorización.

En un informe de Goldman Sachs sobre el sector fianciero en Europa, que tituló Los bancos emprenden el camino hacia la establización, se aumenta el precio objetivo de Santander hasta 9,10 euros desde los 6,60 euros anteriores, al tiempo que le ratifica la recomendación de mantener.

Desde Merrill Lynch, que ha elevado el precio objetivo de la entidad santanderina a 7,17 euros frente los 6,90 euros anteriores, se argumenta que su preferencia por este banco descansa, entre otros temas, en el proceso de consolidación en Brasil que supondrá sustantivos ahorros de costes (unos 2.400 millones de reales;unos 890 millones de euros), así como los que se producirán en Alliance & Leicester y en Sovereign.

Por su parte, el analista de GVC Gaesco nombra otra circunstancia que igualmente favorece a los dos grandes bancos y es su posición en el mercado de Estados Unidos, que cuenta con unas buenas perspecticas, pese a que los indicadores macreconómicos siguen reflejendo la crisis. Para el BBVA, Ignacio Soto, de Banesto Bolsa, pone de relieve que ese país y México serán el motor de crecimiento a partir de 2010. Valora que BBVA esté cubierto por provisiones genéricas por 2.700 millones de euros. "Entendemos que este colchón debe ser suficiente para hacer frente al esfuerzo creciente en provisiones, que estimamos que alcanzará el pico a mediados del próximo ejercicio", concluye.

Sobre Bankinter, Akerman, de GVC Gaesco, señala que la espectacular subida se ha debido más movimientos especulativos que a razones de otras características. Añade que si se quiere apostar por Banesto es mejor entrar en Santander, que controla más del 80% de su capital. De Popular destaca que ha sido muy catigado por los hedge funds con posiciones bajistas.

Mejor capitalización y la visión de los expertos

Con las exigencias del mercado y las autoridades reguladoras, por un lado, y la posible competencia desleal por las ayudas estatales a sus competidores europeos y estadounidenses, por otro lado, los bancos españoles intentan varias vías para mejorar los ratios relacionados con los recursos propios, como el referido al core capital o capital básico (capital más reservas) Se trata de aspectos que tienen muy presentes los analistas y que influyen en las cotizaciones de los valores y en los recomendaciones que luego obtienen.

Junto a las operaciones directas, como la abordada por Santander, hay otras vías que ahora se exploran. Se trata, por ejemplo, de las emisiones de preferentes que mejoran la solvencia de las entidades que las realizan, como destaca el analista de GVC Gaesco. Está, adicionalmente, la recompra de deuda emitida. La banca europea ha lanzado ofertas para la adquisición de este tipo de activos, básicamente deuda subordinada y participaciones preferentes, por más de 37.000 millones. En este sentido, el informe de Credit Suisse destaca la fortaleza del capital de Santander y su escasa exposición a productos que puedan obligar a saneamientos adicionales, que tanta influencia han tenido en la crisis bancaria. El reflejo del conjunto de factores hace que el 43,9% de los analistas consultados por Bloomberg sobre el banco cántabro aconseje comprar, un 36,59% opte por mantener y un 19,51%, por vender. En BBVA, un 30% recomienda comprar; un 40%, mantener y el 30% restante, vender. Para Popular, sólo un 7,14% se decanta por comprar; un 14,29%, por mantener y el 78,57% restante por vender. El balance es más pesimista en el caso de Banesto, Sabadell y Bankinter, ya que ninguno de estos analistas consultados opta por adquirir sus acciones, mientras que un 61,90%, un 96,15% y un 95,45%, respectivamente, recomiendan vender las acciones de estas entidades.

¿Baratos?

PER. El castigo sufrido por las entidades bancarias en Bolsa, pese al reciente rally, ha rebajado el PER (veces que el beneficio por acción está contenido en la cotización). Según datos de Bloomberg, este ratio en la actualidad es muy similar en Santander y BBVA, 6,60 veces y 7 veces. En Popular asciende a 8,76 veces y en Banesto, a 6,6 veces. El estimado de Sabadell es de 10,97 y es alto en Bankinter: 15,99 veces. No obstante, los analistas alertan sobre una eventual revisión a la baja de los beneficios que dispararía el PER.

En Europa hay diversidad en este ratio, y en algunos bancos que han presentado pérdidas es irrelevante. Uno de los más elevados es el de BNP Paribas, que presenta un PER de 17 veces, el de Barclays, es de 4,98.