Finanzas

Los sindicatos reclaman a la banca el cierre de las oficinas los sábados

La crisis ha vuelto a poner de moda viejas recetas para reducir costos. Aprovechando la coyuntura, los sindicatos han desempolvado una antigua reclamación, el cierre de las oficinas todos los sábados. Se han abierto negociaciones formales en Santander, y hay contactos informales en BBVA y Popular.

CC OO y UGT son partidarios de jornadas laborales más flexibles en el sector de banca. Y así se lo están transmitiendo a los responsables de recursos humanos de los grandes bancos, con quienes han iniciado conversaciones informales para reivindicar un viejo objetivo: cerrar las casi 10.000 oficinas bancarias que se abren durante todos los sábados laborables del año de octubre a marzo, ambos inclusive.

Los sindicatos han aprovechado la necesidad que tiene en estos momentos el sistema financiero de reestructurarse para volver a reclamar esta medida. Tienen un claro precedente, desde hace varios años las cajas cierran todos los sábados por convenio colectivo, a cambio abren los jueves por la tarde, aunque es muy posible que estas aperturas también terminen modificándose a cambio, ya que parece que también empieza a ser poco productivo este horario.

El primer banco en el que se ha empezado a negociar formalmente el cierre de los sábados ha sido Santander. El grupo que preside Emilio Botín ha abierto ya una mesa de negociación para tratar este asunto. Según fuentes sindicales el banco ha mostrado su predisposición a aceptar el cierre de los sábados a cambio de que la plantilla amplíe su horario entre el lunes y el viernes.

De cuajar la medida afectaría a más de 10.000 sucursales de la gran banca que abren los sábados.

Pero será dentro de una semana y media cuando las negociaciones con Santander puedan cuajar, lo que, según fuentes de la plantilla del banco podría tener un efecto positivo para iniciar negociaciones formales con otras entidades financieras españolas.

Santander abre al público sus 2.933 oficinas todos los sábados laborables de octubre a marzo.

En BBVA como en Popular los sindicatos sólo han iniciado conversaciones informales, pero esperan en breve sentarse formalmente para abordar estas clausuras.

Popular, lo mismo que Santander, abre todas sus 2.434 oficinas los sábados de invierno. Mientras que BBVA de sus 3.309 sucursales lleva unos dos años cerrando algo menos de 800 los sábados.

Si finalmente los tres bancos aceptan cerrar el penúltimo día de la semana representaría ya el 85% del sector. Tanto CC OO como UGT consideran que este porcentaje es suficiente para arrastrar al resto de los bancos medianos para incluir esta medida en el convenio colectivo que se volverá a negociar en 2011. El actual está vigente hasta 2010.

La apertura de los sábados representa en conjunto el 25% del total de la red de sucursales de la banca española. Sabadell, Pastor y Guipuzcoano mantienen sus redes abiertas los sábados. Deutsche Bank y Barclays por el contrario, llegaron hace años a acuerdos individuales con los sindicatos para cerrar los sábados a cambio de ampliar los horarios el resto de la semana.

Bankinter mantiene una fórmula mixta, con aperturas más flexibles.

Con esta medida los sindicatos aseguran que la banca ganaría en eficiencia y reducción de costes, aunque no se puede cuantificar cuál sería el ahorro conjunto que supondría el cierre de estas más de 10.000 sucursales los sábados.