Inmobiliario

El grupo Begar solicita la entrada en concurso de su empresa constructora

José Luis Ulibarri, presidente del grupo Begar, ha solicitado la entrada en concurso de la división de construcción. El empresario trata de salvar sus negocios de medios, promotora y servicios.

Begar Construcciones y Contratas, la división de construcción del grupo Begar, ha solicitado concurso de acreedores en el Juzgado de Valladolid con un pasivo de 297 millones de euros, informó el viernes la empresa, según un comunicado recogido por Europa Press. En el marco de este proceso, la empresa también ha pedido autorización judicial para llevar a cabo un expediente de regulación de empleo (ERE) parcial que afectará a un máximo de 203 trabajadores de la constructora. En el comunicado, Begar atribuye su situación a la coyuntura financiera y económica del sector de la construcción y del sector inmobiliario.

El grupo precisó que la decisión de las entidades de crédito "de no apoyar financieramente" a la empresa, "debido principalmente a la falta de contratación de obras desde el mes de febrero, ha llevado a la empresa a tener que adoptar esta medida".

Asimismo, Begar indica que toma la decisión de acogerse a la Ley Concursal "con la finalidad de salvaguardar" los intereses de los trabajadores de la empresa y sus proveedores. El resto de las empresas del grupo Begar, del sector servicios, del sector inmobiliario y las editoras de los distintos medios de comunicación, no se ven afectadas por este proceso concursal, y continuarán su actividad con normalidad.

Según Begar, la solicitud de concurso no impedirá continuar con los procesos de construcción de las promociones en curso, y poder cumplir con las previsiones de entrega de las viviendas.

Fuentes consultadas por este periódico que han participado en la negociación entre la compañía y la banca para refinanciar la deuda del grupo explicaron que José Luis Ulibarri, presidente del grupo, trata de salvar los negocios de medios, promotora y servicios.

El grupo de Ulibarri, imputado por el juez Garzón por el conocido como caso Gürtel, está presente en el sector servicios a través de sus filiales Seralia -dedicada al mantenimiento y limpieza de edificios, complejos industriales y centros sanitarios- y Athena, dedicada a la seguridad en centros comerciales, con más de 600 empleados.

En promoción, Begar forma parte del capital de la promotora UFC, presente en León, Valencia y Madrid. Peñalba Servicios Inmobiliarios es la otra empresa a través de la que Begar realiza negocio inmobiliario.

El grupo de Ulibarri también está presente en el negocio de medios. Begar participa en Televisión Castilla y León; está asociado con Punto Radio en Castilla y León; está presente en Mediamed, formada por televisiones digitales en la Comunidad Valenciana. También está asociado con el diario El Mundo en sus ediciones de Burgos y Soria, según informa la compañía en su página de internet.

Ayuntamientos perjudicados

La entrada en concurso de la división de construcción del grupo Begar deja a numerosos ayuntamientos españoles con obras contratadas abandonadas. La compañía ya comunicó la pasada semana al Ayuntamiento de Valladolid que abandonaba las obras adjudicadas por el consistorio "al concurrir circunstancias que impiden el normal desarrollo de las obras objeto del contrato". Begar había sido contratado para la remodelación de unas piscinas municipales. También en Valladolid más de 30 clientes de la compañía que habían contratado la construcción de viviendas de protección oficial se han asociado para denunciar el abandono de las obras de esos pisos por parte de Begar. El Ayuntamiento de Almería, que había adjudicado a Begar la construcción de 54 viviendas de VPO al grupo de Ulibarri, ha visto como la compañía abandonaba esas obras. En el Ayuntamiento de León indicaron el viernes que una de las tres concesiones adjudicadas a Begar ha sido abandonada por el grupo.