Economía

El Gobierno eleva 20.000 millones el gasto y sube impuestos especiales

El Gobierno anunció el viernes una subida de los impuestos sobre el tabaco y los hidrocarburos para intentar atajar el deterioro de las cuentas públicas. Y también para financiar un crédito extraordinario de 20.000 millones (el 2% del PIB) que, en su mayoría, se destinará a prestaciones por desempleo.

El Gobierno eleva 20.000 millones el gasto y sube impuestos especiales
El Gobierno eleva 20.000 millones el gasto y sube impuestos especiales

Golpe de timón del Gobierno y primeras medidas fiscales de calado de la ministra de Economía, Elena Salgado. El incremento del impuesto sobre el tabaco afectará especialmente a los cigarrillos, cuyo impuesto especial pasa de 70 a 91,3 euros por cada 1.000 cigarrillos, aunque se mantiene el tipo proporcional en el 57%, que es el porcentaje que determina la carga fiscal que soporta la tradicional cajetilla de tabaco.

A efectos prácticos, un paquete de Marlboro pasará de costar 3,10 euros en el estanco a 3,29. Fuentes del sector señalaron que repercutirán "lo antes posible" la nueva carga impositiva. "Lo normal es que el precio suba la próxima semana", señalaron, informa Cristina Bolinches. El Gobierno también ha incrementado los impuestos para el tabaco de liar, que soporta una menor carga fiscal. La picadura sólo se gravaba con un tipo proporcional del 41,5% y a partir de hoy se aplicará, como pedían las grandes tabacaleras, también un tipo específico de seis euros por kilogramo y un impuesto mínimo de 50 euros por kilo. El objetivo del Gobierno es erradicar el incremento del consumo de tabaco de liar como sustitutivo de los cigarrillos, mucho más caros en la actualidad. En el primer cuatrimestre, las ventas de cajetillas de tabaco descendieron un 9,2% y las de tabaco de liar subieron un 66,7%. De mantenerse el consumo, la subida de impuestos supondrá un incremento de 1.220 millones de euros en la recaudación.

El Gobierno también aumenta la fiscalidad sobre la gasolina con y sin plomo y el gasóleo de automoción en 2,9 céntimos por litro. Se excluye el gasóleo profesional y agrario y el de calefacción. El gasóleo pasará de costar 0,90 euros el litro a 0,93 euros y la gasolina, de 1,02 euros el litro a 1,05, lo que supone un incremento del 3,2%. El Gobierno prevé aumentar en 1.000 millones la recaudación por hidrocarburos.

Un aumento que contribuirá a financiar el crédito extraordinario de 20.000 millones aprobado el viernes por el Gobierno. El 86% del total se destinará a prestaciones por desempleo. Y 1.800 millones se destinará a compensar a las autonomías por la eliminación del impuesto sobre el patrimonio. De los ingresos públicos por el impuesto sobre el tabaco y sobre la gasolina, las comunidades reciben el 40% y está previsto que la cifra aumente hasta el 58% con la nueva financiación.

Por otra parte, el Gobierno presentó sus nuevas previsiones, que poco tienen que ver con las de enero. El Ejecutivo sitúa la recuperación en 2011 en lugar de 2010 y prevé una contracción del PIB del 3,6% este año en vez del 1,6% . El paro aumentará hasta alcanzar el 18,9% en 2010, y luego descenderá. Salgado descartó llegar a los cinco millones de parados.

Más déficit y caída del techo de gasto para 2010

La revisión del cuadro macroeconómico que hizo público el viernes la vicepresidenta Elena Salgado incluye también una fuerte corrección al alza de las cifras del déficit fiscal previsto por el Gobierno. Para este año, el desfase negativo se amplía del 5,8% calculado hace cinco meses al 9,5% del PIB para el conjunto de las administraciones públicas. En opinión de Salgado, el aumento del déficit se debe, en parte a la caída de la recaudación y en parte a las medidas adoptadas por el Ejecutivo que suponen mayor gasto social. La mayor parte del déficit (el 8,1% del PIB) estimado corresponde exclusivamente a la administración central. El próximo año, el défcit se contendría hasta el 7,9%. Salgado cree posible que los números rojos se podrán recortar hasta el 3% del PIB en 2012, que es el objetivo que España ha presentado a Bruselas para no ser penalizada. Con todo, es consciente de que en los Presupuestos de 2010 y siguientes "habrá que analizar todas las partidas de gastos e ingresos para sanear la situación". En este sentido no quiso aclarar si se van a eliminar deducciones generales aunque sea parcialmente, como la que existe ahora de 400 euros en el IRPF, altamente contestada por los expertos. Salgado aprovechó el viernes para anunciar el techo de gasto no financiero del Estado para 2010. Serán 183.339 millones de euros, un 4,5% menos que el gasto final previsto para este año en términos homogéneos. Es la primera vez que el Gobierno recorta el techo de gasto, y está fundamentado en el esfuerzo a realizar en una situación de crisis generalizada.