Finanzas

PP y PSOE discrepan sobre cómo abordar el mapa financiero español

Han pasado las elecciones europeas y no hay disculpa. El Gobierno tiene previsto aprobar en las próximas semanas el fondo de reestructuración para ayudar al sistema financiero. Las patronales de bancos y cajas, la AEB y la CECA, urgieron ayer al Ejecutivo a su rápida puesta en marcha para evitar un deterioro mayor del sector y de la economía. Mientras, PP y PSOE discrepan sobre el contenido del fondo. El PP apoya ahora las fusiones interregionales y el PSOE no.

Todos se han convencido ya de la necesidad de crear un fondo de reestructuración para bancos y cajas con dinero público. CC OO, AEB, CECA, PSOE y PP coincidieron ayer por primera vez en la urgencia de aprobar un fondo para dar ayudas públicas al sistema financiero para evitar un problema sistémico en la banca y lograr que el crédito vuelva a fluir hacia las familias y las empresas.

Tanto el secretario general de la AEB, Pedro Pablo Villasante, como el director general de la CECA, José Antonio Olavarrieta, reclamaron la puesta en marcha de una hoja de ruta con la creación de un instrumento público para sanear a bancos y cajas distinto al Fondo de Garantía de Depósitos. Esta es la primera vez que la patronal de los bancos defiende la constitución de un fondo de reestructuración. Aunque cree que la salida de la crisis pasa antes por una mayor "consolidación del sistema bancario a nivel internacional y nacional", por lo que instó a las entidades a que inicien procesos de fusión para reducir costes y ganar competitividad. Pero opina que estas medidas no son suficientes.

Villasante, que participó en unas jornadas sobre banca organizadas por Comfia-CC OO, apostó por destinar las ayudas públicas a reforzar el sistema financiero, en lugar de salvar a entidades sin viabilidad. Dijo que no tiene "sentido económico" emplear dinero público en recapitalizar entidades que no tienen viabilidad y que no han sabido gestionar bien sus riesgos. Pero fue tajante: "nos equivocamos si no se actúa en el sector hasta que la crisis termine. Sin un sistema financiero sano no se saldrá pronto de la crisis", añadió.

Olavarrieta negó que la CECA haya pedido "el manguerazo" o lo que es lo mismo, ayudas públicas para todo el sector. "No estamos hablando de chocolate para todos", recalcó, tras coincidir con la AEB en la necesidad de una reordenación del sector. Pero, a diferencia de los bancos, el representante de las cajas considera que las instituciones sin problemas pero con una solvencia debilitada, deberían acceder a avales para reforzar su colchón de solvencia. Y sería en el caso de las entidades poco viables a las que, tras un estudio para su reflotamiento se detectase sus puntos débiles, y en este caso el Gobierno le concediese ayudas para reforzarlos, "pero sin coste para el contribuyente". Las compañías no viables tendrían, según Olavarrieta, que revisar su modelo y ser absorbidas por otras entidades. CC OO también defiende que el Estado inyecte dinero público sólo en entidades y para fusiones que sean viables, frente a una aportación indiscriminada de capital.

El PSOE considera que se puede llegar pronto a un "consenso significativo" para constituir el fondo de rescate, ya que el PP comparte la necesidad de ayudar al sistema financiero. Pero el portavoz económico del Partido Popular, Cristóbal Montoro, mantiene sus dudas de que dicho fondo esté listo antes julio, su homólogo del PSOE, Octavio Granado, aseguró que su puesta en marcha "sí es urgente". Y es que entre ambos partidos políticos existen aún varias diferencias sobre el contenido del fondo de reestructuración, o por lo menos eso dio la impresión ayer. Los populares piden un diseño "transparente y objetivo" que sirva de marco general a las "muchas operaciones" que vendrán, mientras que el PSOE es más partidario de un modelo "plurifuncional" con carácter "flexible".

Entre las principales diferencias se encuentra la posible reforma de la ley de cajas a nivel nacional. Montoro, de hecho, condicionó este acuerdo a una reforma de la Lorca, que rebaje el peso político en los órganos de gobierno de las cajas, y a reducir el veto de las comunidades autónomas en las fusiones interregionales de estas entidades, una iniciativa que hasta ahora no había reclamado el PP.

Granado aseguró que esta cuestión no es "imprescindible", pese a que el debate está "abierto", y recordó que esta cuestión también está regulada en los estatutos autonómicos. El PSOE fue hace meses el primero en reclamar este cambio, pero luego se volvió atrás.

Diferencias

Ayudas y supervisión

Banco de España El PP critica que se dé "demasiada responsabilidad" al Banco de España en la reestructuración del sector. Cree que el supervisor no puede determinar el mapa bancario español.

Fusiones Cristóbal Montoro augura que no cristalizará ninguna fusión de cajas porque éstas esperarán a que las ayudas públicas estén en marcha.

Socialistas y populares buscan el consenso para el fondo

El Ministerio de Economía, que encabeza la vicepresidenta, Elena Salgado, quiere aprobar el fondo de reestructuración del sector financiero en alguno de los Consejos de Ministros de este mes. Pero las diferencias entre PP y PSOE parecen aún muy amplias. De cualquier forma, Cristóbal Montoro y Octavio Granado están dispuestos a llegar a un acuerdo. Y así lo escenificaron ayer. Tras terminar sus exposiciones en esta jornada organizada por Comfia-CC OO, se fueron juntos a una taberna cercana a la sede del Consejo Económico y Social, donde se celebró este acto para tomarse un café y negociar. El PSOE incidió en que el plan del Gobierno pasa por la sustitución de los directivos de las entidades que tenga que requerir ayudas públicas para subsistir. Granado rechazó que la movilización del fondo de reestructuración alcance las "decenas miles de millones" que auguran los populares. De momento, el fondo nacerá con 9.000 millones, pero podrá endeudarse hasta 90.000 millones.