Jubilación

Corbacho asegura que la solvencia de la Seguridad Social es "indiscutible"

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, aseguró hoy una vez más que la solvencia del sistema de pensiones es "indiscutible", así como su "fortaleza" para hacer frente a las dificultades que atraviesa el país, aunque advirtió del peligro de caer en la "autocomplacencia" y destacó la necesidad de seguir trabajando para mejorar la solvencia en el futuro.

Así lo puso de manifiesto Corbacho en la sesión de control al Gobierno en el Senado, en respuesta a una interpelación formulada por el senador de la Entesa Catalana del Progrés Joan Josep Nuet sobre el futuro del sistema público de pensiones en España y su necesaria actualización para garantizar una jubilación digna.

Corbacho admitió que el sistema tendrá que afrontar grandes retos en el futuro que exigirán las respuestas de los gobernantes, por lo que hizo un llamamiento para trabajar desde el Pacto de Toledo, un instrumento que consideró la "clave del éxito" de la Seguridad Social.

Aún así, insistió en que la Seguridad Social "no está en crisis" y en que las pensiones de los españoles están "plenamente garantizadas", a pesar de la "evidente" incidencia negativa de la crisis y la caída de la afiliación en la evolución de los ingresos. "Eso no significa que el equilibrio del sistema esté amenazado", explicó.

En este sentido, recordó que la situación del sistema antes del estallido de la crisis era "muy buena", puesto que cerró el 2008 con un superávit de más de 14.000 millones de euros y con más de 57.000 millones en el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, cifras que han permitido amortiguar los efectos de la caída y del incremento del paro.

Además, consideró que, a pesar de la gravedad de la situación, la salud financiera del sistema sigue siendo "buena", tal y como demuestran los últimos datos de afiliación del mes de mayo, periodo en el que la afiliación creció en casi 70.000 personas, el primer aumento desde julio de 2008 que además permitió recuperar las bajas de los tres primeros meses de 2009 y situar la afiliación por encima de los 18 millones de personas.

En esta misma línea, recordó que el sistema no tiene créditos pendientes, que la morosidad sigue por debajo del 2% y que la previsión para el año 2009 es que la Seguridad Social cierre una vez más con un superávit que, según la Intervención de la Seguridad Social, será del 0,3% o del 0,4% del PIB en el peor de los casos. "Es un resultado muy positivo en las actuales circunstancias", aseveró.

Por todo, rechazó de plano cualquier afirmación que genere dudas sobre la sostenibilidad del sistema en el corto o en el largo plazo. "Vengan de donde vengan y las diga quien las diga", subrayó, tras recordar que así lo autorizan y lo avalan las cifras de la Seguridad Social.

Las reformas del futuro

Aún así, reconoció que habrá que hacer reformas en el futuro, ya que la sociedad española estará más envejecida en el año 2030 y el sistema tendrá un peso mayor en pensiones, pero pidió que las reflexiones y el debate se centren siempre en esa perspectiva temporal.

En este sentido, rechazó algunas propuestas que apuntan al alargamiento de la vida laboral más allá de los 65 años, aunque apostó por hacer de las jubilaciones anticipadas una "excepción y no una regla", por acercar cada vez más la edad real de jubilación a los 65 años y por incentivar la prolongación voluntaria de la vida laboral sin imponer la obligatoriedad.

Por su parte, Nuet, que calificó aplaudió las afirmaciones del ministro, consideró que el debate que se ha generado en los últimos meses sobre la sostenibilidad del sistema de pensiones ha sido más político que técnico, por lo que insistió en la necesidad de abordar esta materia "a cara descubierta".

La Entesa pide confianza y seguridad

En este sentido, se refirió a las afirmaciones del gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, sobre la necesidad de alargar la edad de jubilación o las del Partido Popular sobre la importancia de reducir las cotizaciones al sistema para relanzar la economía. "Paradójicamente aquellos que presentaban augurios catastróficos son lo que quieren más déficit a través de estas propuestas", denunció.

Por todo, pidió al Gobierno que transmita un mensaje de confianza y seguridad a los ciudadanos y pensionistas, ya que, a su parecer, el impacto de la crisis no debe llevar a "repescar viejas teorías neoliberales desde el pesimismo para hablar de sostenibilidad". Asimismo, le pidió que lidere las reformas que sí hay que acometer desde el Pacto de Toledo y el diálogo social.