Empleo

Cuando la huella digital es el nuevo currículum

Empresas y cazatalentos buscan candidatos en Internet. Un perfil en una red social puede ser más determinante que el mejor CV.

Se busca, se requiere y se ofrece. Estas clásicas frases de un anuncio de empleo son ya casi parte del pasado. Los departamentos de recursos humanos se fijan hoy más en los perfiles online de los candidatos para hacer su selección que en un tradicional curriculum, del mismo modo que la búsqueda de ofertas pasa cada vez más por los contactos que somos capaces de crear a través de Internet, el llamado networking.

En un año la red profesional LinkedIn, que tiene más de 400.000 usuarios en España, ha duplicado el número de altas en su sistema, que ya suman 4.000 semanales, mientras que en el primer trimestre 2009 el promedio de solicitudes enviadas por oferta de trabajo ha crecido un 116%. Estos datos reflejan cómo las redes profesionales se están convirtiendo en una herramienta esencial en la búsqueda de empleo en estos momentos de crisis.

Xing, la otra gran red profesional con un millón de usuarios, coincide en señalar que los últimos tiempos su crecimiento se ha acelerado. "Hemos detectado que en los últimos seis meses, los números se han disparado especialmente en las actividades relacionadas con la búsqueda de empleo", reconoce Daniel Pérez, director general de Xing España, quien insiste en que es muy difícil determinar exactamente el número de contrataciones que se cierran a través de su website. "Las redes profesionales van más allá de la publicación de un anuncio y de poder enviar un CV. Se trata de relaciones, de buscar referencias y poderse acercar a nuevas oportunidades a través de tus contactos", apunta Pérez.

Precisamente estos contactos online son los que están sustituyendo al clásico "conoces a alguien que..." entre colegas o amigos. Las empresas de cazatalentos son las primeras que están aceptando este cambio, y de buen grado, puesto que es mucho más fácil de iniciar una selección cuando se tiene nuestra propia red de contactos que nos permite conocer la experiencia laboral, pedir referencias o recomendaciones para nuevos puestos directamente a profesionales de confianza.

La empresa de cazatalentos Catenon Worldwide Executive Search es un buen ejemplo de este cambio de procesos. Catenon utiliza Internet en el 80% de los procesos que llevan a cabo, y "el 20% de los puestos en Europa se consiguen a través de redes profesionales. El 85% de la estrategia de captación la forman medios en el entorno Internet", afirma Cristina Villanova, su directora de Marketing, que participó en la conferencia Reclutamiento 2.0 organizada por la Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas, Aedipe.

Estas redes hacen que los primeros filtros sean mucho más ágiles y ponen al alcance de cualquier empresa una base de datos de talento enorme, gratuita e internacional. Además, los posibles candidatos tienen a su vez contactos que pueden ser relevantes para determinado proceso, por lo que las posibilidades de encontrar perfiles adecuados crecen de manera exponencial.

"Hace tiempo que no utilizamos los anuncios en prensa", asegura Marcela Martínez de la empresa Talent Search People, quien dice que sus búsquedas para cargos intermedios y altos se realiza básicamente en Internet donde es mucho más fácil contactar con perfiles especializados, especialmente en las búsquedas internacionales. "El papel te da marca", opina esta especialista en la búsqueda de profesionales, que ve en la web 2.0 un sistema irremplazable para su labor.

La marca eres tú

Pero las redes sociales no sólo son un buen océano laboral donde echar el anzuelo si no también aportan una gran cantidad de información sobre los candidatos. "Tu identidad online, tu huella digital, da mucha información. Si tienes un blog se puede conocer tus ideas y cómo las defiendes, también tus comentarios en otros foros o cómo manejas tu perfil...Todo lo que has hecho en Internet ofrece datos interesantes", opina Carina Pueyo, responsable de la estrategia de recursos humanos en Internet de la consultora CapGemini, que va más allá y cree que "el CV va a dejar de ser lo que era para convertirse en una versión digital de nosotros mismos, en nuestra identidad en la red transmitida a través de los canales 2.0".

En este contexto, los usuarios deben ser cuidadosos con lo que quieren reflejar de ellos mismo en Internet, especialmente en las redes profesionales que tienen un sesgo muy diferente al de Facebook o Tuenti. "Las redes profesionales permiten construir la imagen que los demás tienen de ti, una reputación, por eso es fundamental gestionar nuestro perfil como si fuera nuestra propia marca", reflexiona Cristina Hoole, portavoz de LinkedIn, quien recomienda separar la vida personal de la profesional en Internet, pero al mismo tiempo ser activos y utilizar las recomendaciones o participar en los debates para demostrar quiénes somos y nuestras aptitudes profesionales.

En cualquier caso, los expertos en recursos humanos, al menos los que están más familiarizados con la web 2.0, no dan demasiada importancia al hecho de que buscando información sobre un determinado candidato aparezca su foto en la última fiesta de empresa con un matasuegras en la boca y signos de haber abusado del alcohol. "Hay que poner toda la información en su contexto. Entendemos que la gente tiene vida privada y tampoco nos gustaría captar al más aburrido de la fiesta", bromea Fernando Relinque, vicepresidente de Recursos Humanos en CapGemini.

Fotos privadas

En cualquier caso, no conviene hacer comentarios sobre jefes o secretos de empresa en ninguna de estas redes. Hay que pensar que se está en un espacio público por lo que podemos atenernos a las consecuencias. Pero esto tampoco se debe interpretar con una total desaparición de nuestro yo en las redes sociales. "Si no te contratan por una foto publicada en el Facebook, hay que pensar que no podrías ser feliz en esa compañía pues no te están aceptando tal y como eres", asegura Pedro García-Cano, director general de TMPW, quien cree que la gente tiene un miedo excesivo a no saber gestionar su privacidad en Internet.

Además, hay que añadir que la mayoría de estas redes cuentan con herramientas para limitar el acceso a determinados contenidos y hacer público ciertas informaciones,y otros datos reservarlos a determinados contactos.

Se busca...también en Facebook o Twitter

Hasta Facebook o Twitter, en principio reservados a unos fines más amistosos, se empiezan a usar con éxito para buscar candidatos. Jorge López, director de la filial española de la agencia de comunicación Lewis Global Public Relations, lo ha hecho en varias de ocasiones. La última, hace a penas un mes, cuando decidió publicar un simple mensaje en su perfil del tipo: estoy buscando un consultor senior...Ese mismo día, el que sería su candidato definitivo le envío su CV, y aunque lo contrastó con otros, tardó poco en decidirse pues conocía de cerca su trayectoria profesional. Por algo, lo tenía como contacto en Facebook.

"Es exactamente el mismo proceso de siempre. Cuando buscas a alguien en una pyme, preguntas a tu círculo de colegas y amigos. En estas redes haces lo mismo pero con resultados mucho más rápidos", reflexiona López para quien el uso de las herramientas 2.0 para buscar personal es natural puesto que lo usa desde que puso en marcha su primer blog.

Internet se ha convertido en una plaza donde encontrar talento y donde comprobar las capacidades de los candidatos. Nos miran. Pareced inteligentes.