Tribunales

Declarada en concurso una de las sociedades de Jaime Salazar, ex vicepresidente de Sos

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Madrid ha declarado en concurso voluntario a la sociedad Alvan, controlada por Jaime Salazar, quien fue destituido el pasado 30 de abril como vicepresidente y consejero delegado de Grupo SOS junto con su hermano Jesús, ex presidente de la compañía.

Con la apertura de este procedimiento, equivalente a la antigua suspensión de pagos, Alvan mantendrá las facultades de administración y disposición de su patrimonio, pero sometida a la intervención de la administración concursal.

Los acreedores de la sociedad cuentan a partir de ahora con un mes de plazo para comunicar sus créditos, después de que el concurso fuera publicado hoy en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Según consta en el auto del juez, recogido por Europa Press, la solicitud de concurso de Alvan cumple las condiciones y se acompaña de documentos de los que se desprende "el estado de insolvencia inminente de la deudora".

DEÓLEO 0,29 -2,15%

Como administradores concursales han sido nombrados el auditor Benito Agüera como profesional del ámbito económico, Javier Díaz Gálvez como abogado y el Banco Popular Español como acreedor.

Sociedades vinculadas

Según se indica en el auto, la Administración concursal podrá solicitar que se acumule al procedimiento de Alvan el concurso de las sociedades vinculadas Carranza Gestión Patrimonial y Corporación Industrial Salazar 14, puesto que no se ha producido una solicitud conjunta "ni han sido turnadas a este Juzgado las solicitudes referidas a dichas mercantiles".

Jaime Salazar podría estar buscando con la solicitud de concurso retrasar la ejecución de acciones aportadas en garantía en diversos préstamos, después de que Ahorro Corporación se hiciera a finales de mayo con un paquete de 749.461 títulos de SOS propiedad de Alvan y con 815.936 acciones propiedad de Jesús Salazar.

Tras la ejecución de acciones por parte de Ahorro Corporación, el ex ejecutivo de SOS redujo su participación en la compañía alimentaria del 10,14% al 9,65%. Concretamente, Salazar controla un 4,32% del capital de SOS a través de Alvan y un 5,33% a través de la Corporación Industrial Salazar 14, propiedad en un 90,19% de Alvan.

Los hermanos Salazar sostienen que Ahorro Corporación "no tenía posibilidades legales" de ejecutar sus acciones. "Ha sido ejecutado con nuestra total oposición y sin haber dado cumplimiento a los requisitos necesarios para ejecutar estas acciones", indican.

El cese de los hermanos Salazar se precipitó después de que el consejo de administración conociera que habían transferido en 2008 un total de 204 millones de euros a una sociedad vinculada a ambos, a los que se suma otra disposición de fondos por 25 millones en el primer trimestre de 2009.

Como consecuencia de estas operaciones, Grupo SOS tuvo que reformular las cuentas del pasado ejercicio, que arrojaron unas pérdidas netas consolidadas de 190 millones de euros, por la provisión realizada para cubrir la disposición de fondos. El consejo de administración ha anunciado que la compañía presentará una querella contra los Salazar por presuntos delitos de apropiación indebida y administración fraudulenta, entre otros.