Diario de a bordo

El optimismo tropieza con la apatía del mercado

Las cotizaciones apenas se mueven en la semana.

Cheraw es una pequeña ciudad de algo más de 40.000 habitantes ubicada en plena zona algodonera de Carolina del Sur. Se llamó así por los indios de la tribu Cheraw. Inicialmente era un pequeño puesto postal donde se atendían también los trámites de paso por el Great Pee Dee River. Con el paso del tiempo, y mediado el siglo XVIII, numerosos galeses que llegaron desde zonas cercanas empezaron a darle vida. Es realmente muy conocida entre los amantes de las curiosidades.

Resulta que la ciudad tiene en sus calles un número anormal de árboles. En algunas calles antiguas incluso están puestos en varias filas delante de las casas de forma longitudinal de tantos que hay. La razón es algo realmente divertido.

Todo viene de una ley del siglo XVIII. Los galeses, hartos de las broncas que se daban de forma constante, dictaminaron que el ciudadano que fuera atrapado borracho quedaba condenado a plantar un árbol. Ya ven, con el paso del tiempo apenas cabían los árboles en la ciudad antigua que no tenía demasiadas calles...

El dato de desempleo ha dejado de servir como orientación para la renta variable

En los últimos días se ha hablado tanto de brotes verdes entre los economistas y políticos, que al final va a terminar la Bolsa como Cheraw, alfombrada de árboles. Aunque hay quien piensa que estos brotes no fructificarán. Hay opiniones para todos los gustos. Desde luego parece que una recuperación económica en V es muy improbable, será mucho más fácil una U bastante lenta.

La realidad de la semana desde el punto de vista técnico ha sido que las cotizaciones, descontando el gap de apertura del lunes se han movido muy poco. Nos hemos limitado a dar vueltas en el mismo entorno. Los operadores alcistas no tienen interés en comprar más al estar pegados a grandes resistencias, prefieren esperar, y los operadores bajistas, no se atreven a vender, mientras no haya señales claras, pues hace mucho que cualquier intento de abrir cortos se salda con pérdidas. Según los datos de que disponemos, las instituciones, tras estar todo el rebote con saldo comprador claro, llevan unos días, en los que por primera vez en toda esta subida desde marzo, las compras y las ventas están igualadas, es decir también parecen estar neutrales.

Si nos fijamos en el gráfico de arriba, del futuro del Euro Stoxx en 60 minutos, podemos ver como nada ha cambiado. El canal alcista que se inició a primeros de marzo sigue en vigor. Sólo la pérdida de la directriz alcista, sería una señal de pérdida real.

Se esperaba que el dato de empleo en EE UU, diera alguna orientación este viernes pasado, pero no fue así. La verdad es que el efecto de este gran dato en el mercado, al menos el mismo día de su publicación, es de lo más curioso: desde 1998, cuando el dato de empleo sale mejor de lo esperado, ese día el S&P 500 sube el 0,11 %, cuando sale peor de lo esperado, se sube de media el 0,17%, según Bespoke Invest. En los últimos 12 meses, esta estadística toma tintes surrealistas. Cuando sale mejor de lo esperado se baja de media el 0,84%; cuando sale peor de lo esperado, avanza un 1,19%. En el último año cuatro veces salió mejor de lo esperado, y sólo en una se terminó subiendo. En las últimas 12 publicaciones ha salido ocho veces peor de lo esperado y ¡sólo en una se bajó!