Motor

GM acuerda la venta de la marca Saturn al concesionario Penske

Penske Automotive, un operador de concesionarios de 40 marcas en EE UU y Reino Unido, ha alcanzado un principio de acuerdo con GM para comprar la marca Saturn. La venta de Hummer, otro de los activos de los que GM quiere deshacerse, podría tardar más.

GM y Penske anunciaron el viernes, en términos muy vagos, un principio de acuerdo para que esta empresa de concesionarios se haga con la marca Saturn. El pacto de venta se cerrará el próximo trimestre y aunque ni Roger Penske, consejero delegado de la empresa, ni GM confirmaron el precio, este podría rondar entre 100 y 200 millones de dólares (entre 71 y 142 millones de euros) según Bloomberg.

Con esta transacción, Penske añade a su imperio de concesionarios 350 de Saturn a los que les ofrecerá un nuevo contrato de franquicia. Además, espera mantener, al menos en el corto plazo, los 13.000 empleos que dependen de esta joven marca de GM.

El empresario, un hombre de 72 años que antes fue piloto de carreras, no es fabricante de coches y por eso debe encontrar a un nuevo proveedor de estos vehículos. De momento, la propia GM se ocupará del ensamblaje hasta 2011. Se especula con que Saturn añada a Renault/Nissan a su nómina de fabricantes.

Penske, que tiene pensado hacer de Saturn una marca global, dijo en un comunicado que comparte la filosofía de ventas de una marca que durante 20 años "se ha enfocado en tratar bien al consumidor". Saturn tiene una base de clientes muy leal y la red de concesionarios es una de las mejores de GM. El problema es que la marca, en sí misma, no ha tenido el éxito que la automovilística esperaba cuando la creó hace 20 años. Saturn nunca ha sido rentable. Los concesionarios culpan de ello a la propia GM, a la que acusan de no invertir lo suficiente en la marca. Penske, que entre otras cosas tiene en exclusiva la concesión del Smart en EE UU, cree que su grupo si podrá sacar adelante esta empresa.

La venta de la otra marca de la que GM quiere deshacerse, Hummer, podría, sin embargo, encallarse. GM, que entró en concurso el 1 de junio, tiene apalabrada la venta con la empresa china Sichuan Tengzhong pero se cuenta con que las autoridades chinas dificulten la aprobación de esta operación porque están tratando de reducir la cantidad de empresas que fabrican coches en este país, más de 100. Tengzhong tiene además que convencer a la Administración de que puede hacer rentable esta empresa que da empleo a 3.000 americanos.

Fiat sigue interesada en hacerse con Opel

El consejero delegado del grupo automovilístico italiano Fiat, Sergio Marchionne, manifestó el viernes que mantiene el interés por llegar a un acuerdo con Opel, aunque esto "no depende" de la corporación con sede en Turín.

"Técnicamente, la negociación no está cerrada. Veremos", señaló, puntualizando que "si llega una llamada de teléfono del Gobierno alemán, bien, pero no la estamos esperando con ansia", explicó. "Si llega, llega, de lo contrario, seguiremos haciendo nuestro trabajo".

Fiat se retiró a última hora de la puja por Opel, que aparentemente ha ganado Magna y su socio ruso Sberbank, dado que aparecieron requerimientos de última hora que incrementaban el riesgo. Fiat trabaja actualmente en la integración con Chrysler.