Accionista

La BBK permanecerá en el capital de la futura Itínere con el 9,3% del capital

La BBK permanecerá como accionista de la futura Itínere, una vez Sacyr complete su venta al fondo de infraestructuras de Citigroup (CII), con 67,7 millones de títulos, representativos del 9,33% del capital.

Según la información remitida hoy por la caja a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la BBK permanecerá en el capital de Itínere tras haberse comprometido con el fondo de infraestructuras de Citigroup a acudir a la opa con 25,25 millones de títulos, el 3,4% del capital de la concesionaria.

La citada entidad cuenta en la actualidad con 38,7 millones de acciones de Itínere pero se hará con otros 54,2 millones una vez ejerza una opción de venta sobre antiguos títulos de la compañía concedida por Sacyr -en el marco de la opa sobre Europistas-.

De esta forma, los antiguos títulos se liquidarían y, a cambio, el grupo constructor entregará a la caja acciones de Itínere representativas de un 7,4% del capital.

El canje de títulos se llevará a cabo en dos partes. Sacyr entregará 32,8 millones de acciones a la BBK en los dos primeros días del periodo de aceptación de la opa de CII sobre Itínere, en tanto que el resto -21,4 millones de acciones- lo entregará un día después de la que la CNMV levante la suspensión de la cotización de la concesionaria, tras al liquidación de la opa.

Sacyr tiene hasta el 30 de junio para entregar los nuevos títulos de Itínere tanto a la BBK como Caja Vital, por un precio de 9,763 euros por acción.

BBK, la Kutxa y Caja Vital tenían la opción de vender su participación en Itínere a Sacyr al mismo precio (9,15 euros por acción) por el que Sacyr compró Europistas -en cuyo capital estaban las cajas vascas- mediante una opa en 2006.

La Kutxa ya ejerció el pasado 29 de noviembre su opción de venta de los 15,9 millones de acciones de Itínere (2,19% del capital), a un precio de 9,497 euros por acción.

El importe pactado por Sacyr con las entidades es muy superior a los 3,96 euros ofrecidos al grupo constructor por el fondo de Citigroup en el acuerdo de compra de su filial concesionaria, Itínere, alcanzado a finales de 2008.