Aerolíneas

Iberia planea nuevos ajustes si la crisis de tráfico se agudiza

No habrá dividendo en 2009. La oferta aérea puede seguir menguando y el recorte de empleo ser más riguroso. La fusión con British se relega frente al plan de saneamiento. Conte advirtió ayer que habrá nuevas vueltas de tuerca en el ajuste de Iberia si continúa la crisis del tráfico.

El presidente de Iberia, Fernando Conte, mantuvo ayer su mensaje pesimista en relación a la evolución del negocio aéreo y al impacto de la caída de tráfico en la cuenta de resultados de la compañía.

En un contacto con periodistas previo a la junta de accionistas anunció que la aerolínea no repartirá dividendo con cargo a 2008. Las malas perspectivas que se mantienen al cierre del mes de mayo en la demanda aérea hacen que el directivo crea posible que en los próximos meses se produzca un nuevo recorte de la oferta de vuelos por encima del ajuste del 4,5% ya realizado.

Tampoco descartó que se tenga que profundizar en la dimensión y en las condiciones del expediente de regulación de empleo (ERE) que está ahora en vigor.

Conte destacó que el deterioro en la facturación que padece Iberia se debe a la contracción de la demanda, pero también "al desplome en la calidad de los ingresos". La reducción de la oferta, según Conte, ha "terminado por casar con una demanda débil", pero "somos muchas compañías peleando por el mismo cliente, lo que hace de los precios hayan caído de manera dramática". Otro aspecto del mismo problema es la "huida" de los viajeros de negocios de la clase Business, cuya ocupación está bajo mínimos.

Conte aseguró que las negociaciones para la fusión con British Airways "siguen su curso". El directivo no quiso comprometerse con ninguna fecha y reconoció que la crisis aérea y la negociación de la compañía británica con su plantilla sobre el déficit del plan de pensiones, obligan a dar prioridad al saneamiento de la cuenta de resultados de ambas aerolíneas, frente al proyecto de fusión. British perdió el 6,5% de pasajeros en mayo en relación al mismo mes de 2008.

Conte eludió comentar las causas del accidente del Airbus 330 de Air France y afirmo de manera rotunda que "nuestra operación sobre el Atlántico es absolutamente segura". Por otro lado, Conte calificó de "inaceptables" las tasas de navegación que pagan las aerolíneas en España, pero calificó de "buena noticia" la congelación de estos precios públicos para 2010.

Reducción de los vuelos a México por la gripe

Conte anunció que Iberia ha reducido sus frecuencias entre México y Madrid de doce a siete vuelos semanales de mayo a junio para adaptarse a una caída del 50% tráfico en la ruta, tras la alarma desatada por el brote de la nueva gripe. La compañía confía, no obstante, que de cara al verano se recupere la demanda y mejoren las reservas.

El presidente de la aerolínea alertó sobre la evolución de los precios del petróleo que, aunque no han vuelto a los niveles del verano del año pasado, han sufrido una escalada del 50% en los últimos meses", en relación a los 40 dólares por barril que costaban a principio del ejercicio. Conte se mostró seguro del "éxito" de la "nueva Vueling" cuya andadura comenzará previsiblemente en julio, después de que se cumpla el último trámite de su fusión con Clickair con el visto bueno de la CNMV.