Facturas

España dispone de la tercera tarifa de agua más barata de la Unión Europea

España tiene la tercera factura de agua más barata de la Unión Europea, tan sólo por detrás de Italia y Lituania, según los datos presentados hoy en las XXIX Jornadas Técnicas de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS).

Pantano de Alarcón
Pantano de Alarcón

El presidente de la organización, Roque Gistau, ha comparecido en rueda de prensa en Gijón, en donde ha presentado los datos, recogidos por la International Water Association (IWA), tras estudiar las principales ciudades de cada país.

En el caso de España, los datos recopilados corresponden a Barcelona, Madrid, Sevilla, Valencia y Bilbao.

Según la encuesta, España tiene la tercera factura más barata de la Unión Europea, con un coste de 1,38 euros por metro cúbico frente al 1,01 euros de los italianos y el 1,3 de los lituanos.

Aunque no forma parte de la Unión Europea, Serbia destaca en el estudio por ser el país con la tarifa más baja del continente, puesto que el metro cúbico se paga a 0,36 euros.

De toda Europa, los daneses son los que más pagan por su factura, con 4,83 euros por metro cúbico.

Respecto al consumo, los españoles se sitúan entre los países europeos que utilizan menos cantidad de agua en el hogar, con una media de 122 litros por día.

El gasto es inferior en Pécs (Hungría), Bruselas, Zúrich, Aarhus y Copenhague, mientras que el índice más alto lo ostenta Ginebra, donde se consume 279 litros al día.

En lo relativo a los datos de las ciudades españolas, Bilbao es la ciudad donde menos cantidad de agua de uso doméstico se consume y Madrid, seguida de Barcelona, Valencia y Sevilla, la que más.

Gistau ha explicado que en España el agua no se cobra sino que únicamente se paga por las infraestructuras por las que circula y los costes de la prestación del servicio.

En este sentido, ha insistido en que el precio por mil litros de agua es similar al de un café o una cerveza y ha explicado que las subvenciones evitan que el usuario pague el coste total de un servicio que no tiene "peso sobre la economía doméstica".