Finanzas

La banca apoya la reforma de la supervisión de la UE, pero lamenta que no se le consulte

La banca europea acogió ayer con satisfacción la reforma del modelo de supervisión propuesto ayer por la Comisión Europea (CE), en el que se establecen tres Autoridades financieras (banca, seguros y mercados bursátiles) y un consejo para vigilar los riesgos macroeconómicos del sector (ESRC, en inglés).

"En general, apoyamos la propuesta sobre función y la composición del ESRC y también la creación de las tres Autoridades Europeas de Supervisión", señaló el secretario general de la Federación Bancaria europea (FBE), Guido Ravoet. La FBE lamenta, sin embargo, que el nuevo esquema no contemple los procesos de consulta con el sector que existen en el marco actual.

Piet Moerland, presidente de la Asociación europea de cooperativas bancarias, también apoyó el plan y pidió a los socios de la UE que "doten a las tres Autoridades con los poderes necesarios para garantizar una armonización de los estándares y las prácticas prudenciales".

Ambas patronales advirtieron que el desmesurado tamaño del ESRC, con 62 participantes, puede poner en peligro su efectividad.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, señaló durante la presentación de las propuestas que la reforma debe hacerse "ahora o nunca". Una alarma por fuego interrumpió su alegato y obligó a desalojar el edificio de la Comisión.