Cotización

La CNMV suspende a Dogi tras declarar concurso de acreedores

La CNMV suspendió ayer la cotización de la compañía textil Dogi tras presentar concurso voluntario de acreedores. La empresa fundada por la familia Doménech ha declarado un pasivo de 42 millones de euros, de los que 28 millones corresponden a entidades financieras.

Dogi debe otros seis millones a proveedores, cinco millones al propio grupo y tres millones a las administraciones públicas. Una de las causas principales de la insolvencia ha sido la restricción del crédito por parte de bancos y cajas, justo después de terminar el proceso de integración de los tres centros productivos que ha concentrado en las nuevas instalaciones de El Masnou (Barcelona), y que han supuesto unos costes adicionales de 1,1 millones en el primer trimestre. El concurso de acreedores presentado sólo afecta a la compañía española, que ha sufrido una caída de ventas del 55% entre enero y marzo. Dogi aplica actualmente un ajuste laboral en El Masnou que prevé conseguir unos ahorros de tres millones.

Dogi, que mantiene la convocatoria de junta ordinaria para la semana próxima, espera superar la crisis de forma rápida, presentando una propuesta anticipada de convenio, para lo que ultima la elaboración de un plan de viabilidad. En la documentación entregada a la propia CNMV con motivo de los últimos resultados de los primeros tres meses del año en curso, la compañía ya avisó de la extremada dureza del mercado textil, también a nivel internacional. La empresa cuenta con factorías en China, Tailandia, Estados Unidos y Alemania. A pesar de que la insolvencia presentada no incluye el negocio internacional, Dogi también ha aplicado ajustes en Alemania (reducción de 25 puestos de trabajo y un expediente temporal de 40 días), donde la demanda ha retrocedido un 30%.

Igualmente, la compañía fabricante de tejido elástico ha cerrado la factoría de Filipinas, trasladando la producción a Tailandia y China. La actividad de la filial estadounidense ha mejorado, incrementando un 63% su resultado operativo. Con todo, el resultado del primer trimestre de Dogi se situó en unas pérdidas de 6,8 millones, triplicando los números rojos del mismo periodo de 2008.