Para invertir

Llega la hora de la selección entre sectores

Tras el rebote, el bolsista debe elegir si sigue apostando por cíclicos o si rota hacia valores más defensivos.

Invertir en Bolsa nunca ha sido fácil. El mercado es voluble y mientras unas veces se deja llevar por una codicia sin límite, otras se ve preso de un pánico exagerado. La lógica no siempre funciona y en un entorno plagado de incertidumbres como el actual acertar se complica, más aún tras el tremendo rally del mercado. Las Bolsas se resisten a caer -el Ibex ha remontado el 51% desde mínimos- y muchos se preguntan qué hacer a partir de ahora. ¿Es el momento de rotar a sectores defensivos o seguirán subiendo en Bolsa los valores más ligados al ciclo económico?

Las opiniones son para todos los gustos y dependen de la credibilidad que uno dé a los primeros síntomas de estabilización económica que comienzan a llegar al mercado. Los más optimistas con la recuperación piensan que los sectores cíclicos, verdaderos protagonistas del rebote reciente, aún tienen recorrido alcista. Los más escépticos con la capacidad de generación de beneficios en el futuro encuentran más sentido a apostar por aquellos valores que se han quedado rezagados, fundamentalmente los de corte defensivo.

"Creemos que los activos de riesgo aún tienen recorrido, aunque después del buen comportamiento reciente, el potencial alcista es limitado. Las valoraciones son menos favorables. Por ello probablemente no hay prisa para comprar aunque pensamos que cualquier caída de precios en verano puede ser una oportunidad. Sin embargo, aquellos que estén esperando niveles significativamente más bajos a los actuales pueden verse decepcionados", comenta Citigroup en su último informe de estrategia.

Precisamente, en lo único en lo que parece haber consenso entre los expertos es que el mercado difícilmente caerá por debajo de los mínimos. Los planes de estímulo sobre la mesa empiezan a surtir efecto y el riesgo a una caída del sistema financiero parece haber quedado atrás. De ahí, que a partir de ahora, la selección de valores comience a primar.

"Llevamos seis meses en los que la selección de valores y sectorial no daba rentabilidad a nadie. A partir de ahora puede dar un plus", explica Jordi Padilla, de Popular Gestión Privada.

En el rebote reciente, los bancos (+122%), las aseguradoras (+84,9%), los servicios financieros (+75,3%), las materias primas (+70,46%) y la construcción (+62,5%), los sectores más azotados durante la corrección que se inició en el verano de 2007, han liderado el rebote, mientras que las telecos (+15,86%) y el sector de salud (+21,19%), -los que menos cayeron- se ha quedado rezagados en el Stoxx.

El fuerte comportamiento de los valores cíclicos ha llevado a muchos a cuestionar si la fuerte subida no es algo exagerada. "Los cíclicos han perdido algo de fuerza en los últimos días pero creemos que todavía les queda otro tirón y pensamos que sería un error empezar una rotación total a valores defensivos", explica JPMorgan en su último informe de estrategia. "Reconocemos que algunas valoraciones empiezan a estar ajustadas, pero todavía pensamos que tienen unos precios razonables. Mientras los datos económicos sigan acompañando los cíclicos deberían verse favorecidos", añaden. "Los bancos, las aseguradoras y los servicios financieros, pese a las subidas espectaculares, siguen siendo de los peores en el año. Vemos más potencial en los cíclicos que en los defensivos", añade Goldman Sachs.

A pesar de los riesgos que aún penden sobre los mercados, muchos inversores se han perdido el rebote y los pocos que estaban expuestos a la Bolsa estaban invertidos en telecos, farmacéuticas o utilities, los menos favorecidos por la subida. "Dudo que el dinero nuevo entre en esos sectores. Creo que aquellos ligados al ciclo deberían seguir liderando las subidas. Son los que más capacidad tienen de sorprender favorablemente con los resultados", dice José Ramón Iturriaga, gestor de Abante.

La mayoría coincide, no obstante, que el ritmo de subidas debe moderarse. "Para que la subida tenga profundidad se tiene que producir una rotación hacia otros sectores. Se debe igualar más el ritmo de recuperación de los financieros o cíclicos con el resto", explica Nicolás López, director de análisis de M&G Valores. "El mercado debe asentar las subidas. Han sido muy intensas ante la esperanza de una recuperación en 2010 pero probablemente va a ser más lenta. Es posible que los bancos moderen sus subidas y veamos una mayor rotación hacia los sectores más rezagados. Ahora los avances tienen que venir acompañados de mejoras en los datos macroeconómicos. Pero si hay una corrección es posible que muchos gestores entren", añade Padilla.

El problema se dará si se producen correcciones bruscas. "Entonces lo que más ha subido probablemente volverá a caer a la misma velocidad", añade López.

Credit Suisse duda que la economía global recupere su ritmo potencial de crecimiento en los próximos dos años, motivo que le lleva a aconsejar reducir la exposición a cíclicos y adoptar una estrategia más defensiva. "Los cíclicos han rebotado mucho más rápido de lo normal. Históricamente los cíclicos se han comportado mejor que los defensivos en un 32% y hasta ahora la cifra es del 40%. Además, las valoraciones en términos de PER parecen más exigentes y todavía no vemos una recuperación económica normal", explica Credit Suisse para justificar su decisión de aumentar la recomendación de la alimentación a sobreponderar y de reducir la sobreponderación de automoción, acero y tecnología, sus tres cíclicos preferidos. En cualquier caso, la firma no descarta una postura intermedia, apostar por los cíclicos más baratos y apostar también por los defensivos que se hayan quedado más rezagados en el rebote.

Los más escépticos con la economía son todavía más cautos. "Los cíclicos han descontado una recuperación inminente que no se va a dar. Prefiero valores de corte defensivo. Mantienen bastante atractivo por valoración, tienen mayor recurrencia en resultados y dividendos más seguros. Si cae la Bolsa va a caer todo y un valor que ha subido un 100% tiene más posibilidades de recortar", explica Juan José Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities.

El horizonte de inversión es otro factor que juega a favor de los defensivos. "A largo plazo lo que está más barato tiene más recorrido. Hay muchos cíclicos que cotizan a valoraciones exigentes pero hay defensivos muy baratos", añade Fernández-Figares. Citigroup aconseja una alternativa, la búsqueda de grandes valores que se han quedado rezagados en el repunte reciente pero que tienen un PER (relación entre el precio y el beneficio) cerca de los mínimos de los últimos 25 años. En esta lista encuentran nombres como Astrazeneca, GlaxoSmithkline, SAP, Air Liquide, Unilever, Vodafone o Telefónica. Y es que la historia muestra que los valores que mejor lo hacen al inicio de un rebote no son los mismos seis meses después. JPMorgan reconoce que con el tiempo los valores de mayor calidad serán los que más suban cuando ahora los mejores han sido los más azotados por la crisis. El tiempo dirá.

El repunte de la Bolsa y el efecto riqueza

No es lo mismo ver el Ibex en 7.000 puntos que por encima de los 9.000. El efecto psicológico para un inversor con sus ahorros en Bolsa es devastador cuando las caídas se convierten en la norma. A principios de marzo, en plena debacle de los mercados, muchos descubrían con horror cómo su dinero mermaba día a día. Al percibirse más pobre el bolsista se retrae a la hora de consumir, lo que retrasa aún más la recuperación.

El rebote acumulado por la Bolsa en las últimas semanas ha dado la vuelta a la tortilla. A medida que las inversiones remontan terreno, el efecto riqueza se convierten en un elemento positivo. Si bien es cierto que muchos economistas reconocen que aún es pronto para predecir un repunte del consumo debido a esta variable, no descartan que este efecto pueda seguir mejorando la confianza, retroalimentando aún más la fortaleza del mercado. Y quizá si en unos meses el precio de los inmuebles, especialmente en EE UU, empieza a remontar, el consumo tarde o temprano comience a recuperarse.

Esta argumentación lleva a algunos a aconsejar disfrutar del rebote reciente y no descartar que financieras o bancos sigan subiendo.

El futuro de España

Las inmobiliarias pasan del estrellato al olvido

El sector inmobiliario ha pasado del estrellato bursátil al rechazo total de los inversores. En pleno pinchazo de la burbuja, las pérdidas millonarias que acarrean estas compañías en los últimos meses y los problemas financieros de muchas no han pasado desapercibidas, más aún cuando cada día cala más el mensaje de que modelo productivo español debe depender menos del sector.

En el pico del ciclo, el ladrillo del llegó a suponer el 11% del PIB y tanto constructoras como inmobiliarias se convirtieron en uno de los principales motores de la subida de la Bolsa española. Hoy la presencia de las inmobiliarias en el Ibex ha desaparecido y aunque los expertos creen que la actividad en el sector irá retomando pulso, todos coinciden en que nunca volverá a tener el peso de antaño en el crecimiento económico del país.

El interés de los bolsistas tardará en reaparecer aunque no se descarta que alguna compañía posea algo de potencial a los niveles actuales. Esta misma semana Link Securities comentaba que Realia es una de las pocas con atractivo a los precios actuales a pesar del reto que supone para la compañía la refinanciación de la deuda.

Realia ha sido uno de los valores del sector que más ha remontado desde los mínimos del año, un 47%. Renta Corporación es la otra que se ha comportado mejor que el mercado al rebotar el 54%, mientras Montebalito (+32,4%), Reyal Urbis (+31%) o Afirma (17%) han visto subidas mucho más tímidas.

El soplo de aire fresco de las energías renovables

El presidente del Gobierno proclamó en su discurso sobre el estado de la nación la necesidad de cambiar el modelo productivo de España. La recesión económica ha puesto en evidencia algo que ya se sabía, la exceso dependencia del ladrillo en el crecimiento económico. Y la necesidad de un ajuste hacia un modelo más competitivo se ha acelerado con la llegada de la crisis.

Los sectores que tomen el relevo de la construcción se desconocen. Nadie tiene una respuesta clara pero muchos economistas recuerdan que al final serán los empresarios quienes den con la fórmula mágica como ha ocurrido siempre a lo largo de la historia. Eso sí, la potenciación de la innovación y las energías renovables parece estar entre las prioridades de los gobiernos. Las ayudas en EE UU al sector de las energías renovables también juegan a favor de las empresas españolas y en los últimos años, la presencia de representantes del sector en la Bolsa española se ha acelerado a medida que las inmobiliarias perdían peso.

Iberdrola Renovables se ha convertido en una de las opciones de algunos inversores a la hora de diversificar, al igual que su matriz, Acciona o Gamesa, empresas líderes a nivel mundial.

Historia

Un estudio de JPMorgan sobre los siete principales mercados bajistas en el S&P 500 desde 1974 concluye que los sectores cíclicos tienden a ser los mejores los 12 primeros meses del rebote aunque los defensivos lo hicieron mejor en 1982, 1987 y 1990.

Cambian los líderes. Los dos primeros meses del rebote la tecnología y las financieras han tendido a destacar, pasando el relevo a la energía y tecnología entre el sexto mes y el año.