Directivos

Diez mil horas para Bill Gates y Los Beatles

Malcolm Gladwell analiza en el libro 'Fueras de serie' por qué unas personas tienen éxito y otras no lo consiguen.

Qué tienen en común Los Beatles y Bill Gates? Aparentemente y al margen de su éxito, nada. Pero sí comparten algo:más de 10.000 horas de rodaje. Una regla para el éxito. El grupo de Liverpool cogió experiencia sobre un escenario en Hamburgo (Alemania), gracias a un empresario que decidió ofrecer varios locales para que grupos de música pudieran tocar sin límite de horas. Cuando le preguntaron a John Lennon, una vez disuelto el grupo, sobre las actuaciones en un strip-club de Hamburgo, explicó que sirvieron para ir mejorando y ganando en confianza. "Era inevitable, con toda la experiencia que daba tocar toda la noche; y al ser extranjeros teníamos que trabajar aún más duro, poner todo el corazón y el alma para que nos escucharan", aseguró Lennon, quien reconoció que en Liverpool las sesionas duraban una hora, así que sólo tocaban las mejores canciones, siempre las mismas.

En Hamburgo, en cambio, tenían que actuar hasta ocho horas, y no tuvieronmás remedio que encontrar otra forma de tocar. El batería de Los Beatles por entonces, Pete Best, afirmó que en el momento en el que comenzó a correrse la voz, el club empezó a programar actuaciones siete noches por semana. Al principio, tocaban hasta las 12.30 horas, pero a medida que iban mejorando, la gente se quedaba hasta las dos de la madrugada casi todas las noches. Lo cierto es que cuando tuvieron su primer éxito en 1964, habían actuado en directo unas 1.200 veces. Para entender lo extraordinario de la cifra, conviene aclarar que la mayoría de los grupos de hoy no actúan tantas veces ni en el curso de toda su carrera profesional. La experiencia de Hamburgo es lo que hace especiales a Los Beatles.

El caso de Bill Gates, cofundador de la empresa de software Microsoft, es parecido. Comenzó a programar cuando cursaba el equivalente a segundo de ESO (Educación Secundaria Obligatoria). Era el año 1968 y, desde entonces, Gates vivió en la sala de ordenadores de un club informático creado por las familias adineradas de Seattle, colectivo al que pertenecía el visionario estudiante. También le permitieron programar en la Universidad de Washington, con la que ahora reconoce ser generoso realizando donaciones. Lo cierto es que cuando Gates dejó la Universidad de Harvard, en su segundo año de estudiante, para crear su propia empresa de software, llevaba siete años consecutivos programando.

Son dos ejemplos que recoge el libro Fueras de serie (Outliers), deMalcolm Gladwell, editado por Taurus, que analiza por qué unas personas tienen éxito y otras no, por qué unos pilotos estrellan aviones y otros no. Lo que realmente distingue a las personas de éxito es, según el autor, que todas han aprovechado las oportunidades que se le han presentado.

Gladwell explica también que se presta demasiada atención al aspecto de las personas y muy poca al lugar de donde vienen, es decir, a su cultura, su familia, su generación y las particularidades de su educación.

El relato en Fueras de serie es limpio, ameno, de manera que el lector queda enganchado en las historias que relata desde la primera página. Malcolm Gladwell asegura que la obra nació como fruto de una frustración que él mismo descubrió sobre su manera de explicar la trayectoria de las personas que han conseguido el éxito a lo largo de su vida. Y afirma que la percepción que se tiene del éxito en general es bastante pobre, por lo que decidió ir más allá y analizar por qué unos trabajan para allanar el camino que les llevará a la cumbre. El éxito no es algo que se consiga de manera individual y en solitario, sino que se logra con la ayuda de todo lo que se tiene alrededor: familia, sociedad, entorno, educación y cultura. Nadie consigue nada si está aislado y cada vez se necesita más de las relaciones personales para alcanzar un mínimo triunfo.