Los bancos le hacen la competencia a las inmobiliarias

El gran número de viviendas embargadas por los bancos han abierto una nueva puerta de negocio para las entidades financieras. La venta de viviendas. Eso sí, hacen la competencia a las inmobiliarias porque ofrecen grandes descuentos y condiciones de financiación especiales. Los promotores y constructores se quejan de competencia desleal. Los bancos dicen que no quieren más viviendas e intentan sacarlas al mercado ofreciendo jugosos descuentos. Su negocio no son los pisos y prefieren vender aunque sea perdiendo dinero. El sector inmobiliario considera que, esta guerra de precios, perjudica a todos: a las inmobiliarias, a los promotores y a los particulares que no pueden competir a precios tan ajustados. A las inmobiliarias no les queda otro remedio que contraatacar bajando los precios. Aún así, ni a unos ni a otros les resulta fácil vender. Por eso proponen a la banca un pacto de no agresión para unir fuerzas frente a la crisis.