Medios de Comunicación

De la Vega ve "razonable" que las operadoras financien TVE

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha dicho que ve "razonable" que los operadores de telecomunicaciones financien "una parte" de la televisión pública, que no tendrá ingresos publicitarios, ya que "van a beneficiarse" del uso del espacio radioeléctrico. Asimismo, ante la amenaza de éstos de cobrar al consumidor el impuesto del 0,9% que le impone el Gobierno, ha dicho que defenderán a los ciudadanos.

La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega
La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega

Tras el anuncio de que TVE no tendrá publicidad comercial y se financiará con impuestos de otras televisiones y operadores de telecomunicaciones, De la Vega calificó de "contradictorio" el decir "que se traslada el coste a los usuarios por una contribución y al mismo tiempo afirmar que no se puede hacer frente a esa contribución", destacó que se "está hablando de empresas que en general tienen unos beneficios muy importantes, de miles de millones". "Es verdad que hay alguna que tiene situación de dificultad, y el Gobierno lo contemplará", subrayó.

A este respecto, calificó de "divergente" la posición de los operadores de telecomunicaciones, y afirmó no entender que lo "que se paga en unos países por operadores de telecomunicaciones no se pueda pagar en España".

"Son muy libres de actuar como consideren, pero esta medida está evaluada y en los márgenes de la Constitución y del Derecho Europeo. Lo que el Gobierno va a hacer siempre es vigilar para que no se vulneren los derechos de los ciudadanos y usuarios como consumidores y usuarios", reiteró, subrayando que ahora "la última palabra" al respecto será del Parlamento, ya que es una norma con rango de Ley.

Un modelo aprobado por todos

"Damos el paso decisivo hacia la consolidación del sistema de financiación de la radiotelevisión pública, con su renuncia inmediata y definitiva a los ingresos publicitarios", dijo la vicepresidenta en rueda de prensa posterior al consejo de ministros. Hasta ahora, el presupuesto anual de RTVE era de unos 1.100 millones de euros, de los cuales 500 millones corresponden a publicidad y el resto, a subvenciones estatales.

El jueves, Telecinco dijo que el plan del Gobierno contempla financiar el 45% del presupuesto de RTVE con subvenciones directas, mientras que 20% provendría del cánon que pagan en la actualidad las cadenas de televisón y radio y operadoras telefónicas para el uso del especto radioelectrónico.

Otro 24% procedería de un nuevo tributo sobre el 0,9% de los ingresos de las operadoras telefónicas y un 10%, de un nuevo gravámen del 3% sobre los ingresos de las cadenas de televisión privadas. El 1% restante provendría de actividades comerciales de RTVE.

Además, De la Vega, que consideró que se busca con esta medida que el modelo definido de televisión pública "tenga estabilidad", indicó que el Gobierno "ha escuchado a todas las partes y ha tratado de buscar la mayor complicidad por parte de todo el mundo".

"Tanto los miembros de la Corporación de RTVE, como los sindicatos, o los usuarios están de acuerdo con este modelo, ya que lo que trata es de beneficiar fundamentalmente a los ciudadanos con una televisión pública de calidad, de mayorías, que tenga estabilidad económica y financiera y que se base en un modelo transparente y equilibrado, donde desde el Estado a las empresas que tienen relación, ya que se benefician de los contenidos audiovisuales, contribuyan también a la financiación de un servicio público", dijo.

El espejo de la BBC

La vicepresidenta primera del Gobierno, que afirmó que hay ejemplos como la BBC que demuestran que este modelo tiene "éxito", afirmó que el objetivo es enmarcar las normas que de esta naturaleza existen en Europa, con un modelo en el que una parte se va a financiar con recursos procedentes de la subvención del Estado y dos contribuciones nuevas de los operadores de telecomunicaciones y de los operadores comerciales.

"Parece razonable, como se ha hecho en otros países, que esas personas que van a obtener beneficios, ingresos derivados de esa utilización en lo audiovisual en sus negocios privados puedan contribuir a la financiación del servicio público en una parte. Creemos que el modelo adoptado es un modelo razonable, y a partir de ahí respetamos las posiciones de todo el mundo", declaró.