Salón del Automóvil de Barcelona

La caída en las ventas de coches costará 30.000 empleos a los concesionarios

El presidente de Faconauto, Antonio Romero-Haupold, ha advertido hoy de que el desplome en las ventas de automóviles en España provocará la destrucción de 30.000 puestos de trabajo en la red de concesionarios. Romero insitió en un plan prever promovido por el Gobierno que dé ayudas directas a la compra.

En rueda de prensa en el Salón del Automóvil de Barcelona, Romero lamentó que los vendedores lleven meses pidiendo al Ejecutivo sin éxito la presentación de esta iniciativa para combatir lo que calificó de "hecatombe" en el sector. "Nadie recuerda cifras similares y las ayudas animarían la compra", añadió.

El responsable de la asociación subrayó que un plan prever contribuirá al "resurgimiento" del sector, lo que tendrá un efecto "contagioso" por su importancia económica. "El beneficio sería doble; en primer lugar para los vendedores, pero también para la sociedad en general, porque tendría un factor psicológico importante", afirmó.

Sólo se salva Navarra

Mencionó el ejemplo de Navarra, comunidad que ya ha puesto en marcha un plan de ayudas a la compra de vehículos con resultados muy positivos. "Sus promotores aseguran no haber vendido nunca tanto", remarcó.

Por su parte, la Federación Catalana de Vendedores de Vehículos a Motor, Fecavem, aprovechó la rueda de prensa de hoy para exigir a la Generalitat de Catalunya la puesta en marcha de un plan de incentivos directos a la renovación de coches, vehículos comerciales y también motocicletas en la comunidad.

El presidente de Fecavem, Jaume Roura, concretó que pedirán al Govern ayudas de 1.500 euros por la compra de un turismo o vehículo comercial nuevo y la entrega de uno antiguo para el desguace, y de 1.000 euros en el caso de comprar un vehículo de menos de un año. En caso de adquirir un vehículo usado de menos de cinco años, propusieron ayudas de 500 euros.

Además, la propuesta de Fecavem -que se reunirá el próximo 16 de junio con la Generalitat- también plantea incentivos de entre 3.000 y 12.000 euros para los vehículos industriales más pesados y, para el sector de las dos ruedas, ayudas de entre 300 y 700 euros dependiendo de la cilindrada.