Hacia un nuevo orden económico

El BCE rebaja al 1% los tipos y comprará deuda bancaria por 60.000 millones

El BCE rebajó ayer los tipos de interés otro cuarto de punto hasta el 1% y no descarta nuevos recortes. Anunció, como "medidas no convencionales" y de inyección de liquidez, que prestará dinero a las entidades financieras a un mayor plazo, de 12 meses, y comprará deuda bancaria por valor de 60.000 millones de euros.

El BCE rebaja al 1% los tipos y comprará deuda bancaria por 60.000 millones
El BCE rebaja al 1% los tipos y comprará deuda bancaria por 60.000 millones

Hemos tomado todas la decisiones de forma unánime, después de sopesar los pros y los contras y haber examinado la situación profundamente", aseguró ayer el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, al anunciar las "medidas no convencionales" que se decidieron en el Consejo de Gobierno. El anuncio de la séptima rebaja consecutiva de los tipos de interés hasta el 1%, un nuevo récord histórico para la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial, se daba prácticamente por sentada desde la reunión de abril cuando el BCE bajó también los tipos 0,25 puntos hasta el 1,25%.

Ayer sorprendió, sin embargo, la noticia de que la entidad comprará deuda bancaria garantizada por valor de 60.000 millones de euros en el mercado secundario de la zona euro. Un montante que Trichet calificó como "adecuado" para impulsar al sector mediante una operación sobre la que se negó a ofrecer más detalles hasta junio.

La otra gran acción programada por el BCE es el aumento del periodo de préstamo a las entidades financieras desde los actuales seis meses a un año de plazo. El presidente del BCE señaló que se mantendrá un tipo fijo y que la intención es lograr un margen de actuación a largo plazo para las entidades. Además, avanzó que el Banco Europeo de Inversiones participará desde el próximo julio en las operaciones de refinanciación.

El Banco Europeo de Inversiones participará en las operaciones

La nueva bajada de tipos de interés sitúa el precio del dinero al 1%, un nivel que Trichet considera "apropiado" para la situación económica. Se trata de una barrera invisible que el BCE parece poco dispuesto a atravesar, pese a que ya lo han hecho así Reino Unido o la Reserva Federal de Estados Unidos. Sin embargo, preguntado por ello Trichet se limitó a aseverar que la institución "no ha decidido si ésta será la última rebaja". Más claro lo tienen los expertos de las instituciones europeas, que así lo plantean cuando relatan la reducción de 3,25 puntos protagonizada por los tipos desde el octubre, cuando la quiebra de Lehman Brothers -un hecho que está permanentemente en la boca de quienes explican lo ocurrido- impulsó a los representantes de la eurozona a inyectar liquidez a sus bancos. "Los últimos datos económicos sugieren indicios de una estabilización en niveles muy bajos tras un primer trimestre que ha sido más débil de lo esperado", afirmó Trichet sobre la situación de Europa ante la crisis. La recuperación no llegará hasta 2010.

Inflación negativa durante meses

El máximo responsable de la política monetaria adelantó que el resto del año presentará un comportamiento débil para comenzar a recuperarse lentamente a partir del próximo año. En este sentido, la previsión del BCE es que la tasa de inflación continuará bajando y podría pasar meses en signo negativo para cerrar el año en positivo y estabilizarse algo por debajo del 2% durante 2010. Un incierto panorama en el que el BCE deja la puerta abierta a intervenir con nuevas medidas.