Competitividad

La UE quiere reducir el 25% la carga administrativa a empresas hasta 2012

La Unión Europea (UE) quiere reducir en un 25% hasta 2012 las cargas burocráticas a las empresas, lo que supondría un ahorro anual estimado en más de 30.000 millones de euros.

Este es una de las propuestas para alcanzar una mayor competitividad de las empresas europeas, indicó hoy en Praga el vicepresidente de la Comisión, Günter Verheugen, autor de una propuesta presentada por Bruselas y sobre la que informó durante la reunión de ministros responsables de esta materia.

"Se trata de ahorros reales que aumentan la productividad y la competitividad de las empresas, y que no cuestan nada al contribuyente", matizó el eurocomisario.

Bruselas considera que el 50% de los costes burocráticos en las compañías son debidos a las legislación nacional y un 33% a la legislación comunitaria.

Otro 15% se debe a la transposición de derecho comunitario al nacional, "cuando los países incorporan a su legislación de manera más ambiciosa el derecho comunitario", aseveró Verheugen.

La UE considera que un segundo pilar para la mayor competitividad es la mejor regulación, en concreto "la entrada en vigor de la directivas sobre servicios" y "la armonización total del mercado interno de bienes".

Este foro de la competitividad ha suscrito plenamente el principio de que "el mercado interno es el instrumento económico estratégico para la prosperidad, seguridad y debe fortalecerse", dijo Verheugen.

Un tercer pilar sería, en opinión del eurocomisario, la simplificación de dichas legislación comunitaria.

Por otro lado, el vicepresidente señaló que se espera que el desempleo en la UE alcance el 11% en 2010, si bien "se observan los primeros signos de mejora" y auguró que en 2009 la caída del Producto Interior Bruto (PIB) comunitario será del 4%.

También instó a los agentes económicos y sociales a aprovechar esta crisis para reestructurar, pero "sin tomar acciones que distorsionen la competitividad o proteccionistas, y que no pongan el peligro los objetivos a largo plazo".

En el encuentro se llamó también la atención sobre la tendencia demográfica en la UE, que no obtendrá el "dividendo demográfico" de países como India, que permitirá a ese país tender más gente trabajando para sostener a una persona.