Ranking

España sube un puesto, hasta el 29º, entre las economías más libres de mundo

España ha mejorado su puntuación este año, al ocupar el vigésimo noveno puesto, en el Índice de Libertad Económica que mide la apertura de las economías de 183 países, muy por delante de Francia, Italia o Portugal.

Así se desprende de este estudio que elabora anualmente The Heritage Foundation en colaboración con Wall Street Journal y que fue presentado hoy en Madrid por la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES).

Según este indicador, España alcanza 70,1 puntos sobre un máximo de 100 y escala una posición respecto del año pasado (que obtuvo el puesto 30) debido a las mejoras en libertad fiscal y libertad de inversión y a la fuerte apertura del comercio internacional y de la libertad financiera.

El Índice de Libertad Económica sitúa a Hong Kong (90 puntos), Singapur (87,1 puntos) y Australia (82,6 puntos) como los países con mayor apertura en sus economías, seguidos de Irlanda, Nueva Zelanda y EEUU.

Asimismo, la economía española se situó en la decimosexta posición entre los 43 países de la región de Europa con mayor apertura económica y en todo el mundo supera en su puntuación a Portugal (que obtuvo 64,9 puntos), Francia (63,3 puntos) e Italia (61,4 puntos).

El informe se elabora a partir de diez parámetros distintos, como la fiscalidad, las posibilidades de inversión, la facilidad para montar negocios, el peso del gobierno o los derechos de propiedad o el mercado laboral.

Durante su presentación participaron el investigador de Economic Fredom and Growth of Heritage Foundation, Jim Roberts; el director del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Juan Iranzo, y el presidente del Consejo Económico y Social de la Comunidad de Madrid, Francisco Cabrillo.

En su edición de 2009 señala que España es "particularmente fuerte" en libertad comercial, inversión financiera, derechos de propiedad y frente a la corrupción, mientras que es "relativamente débil" en las áreas de libertad fiscal, tamaño del sector estatal y libertad laboral.

Puntualiza que debe mejorar la gestión presupuestaria en materia de reforma fiscal y añade que el mercado laboral permanece "restrictivo e imposibilita" que el crecimiento del empleo sea "más dinámico" debido a la "dificultad" para despedir a trabajadores.

No obstante, alaba el "moderno y competitivo" sistema financiero y cree que las regulaciones son transparentes y el acceso nacional al crédito es "más que adecuado".

Al respecto del mercado laboral, Iranzo abogó por bajar cinco puntos las cotizaciones a la Seguridad Social y dos puntos el IVA "para mejorar la competitividad" y consideró que los salarios "no deben subir".

Iranzó criticó el "despilfarro" del Gobierno de "tirar" los 8.000 millones de euros del Fondo de Inversión Municipal en "arreglar aceras" y advirtió de que el "intervencionismo" del sector público está haciendo "retroceder" a la economía española.

Cabrillo, catedrático de Economía Aplicada, también coincidió en los mismos argumentos y dijo que el Gobierno "está falseando la realidad y utilizando la crisis para introducir reformas que refuercen el poder del Estado".

En la misma línea se expresó Roberts al asegurar que la política del presidente de EE UU, Barak Obama, está "alterando el sistema al proteger a los sindicatos" y dijo que "el intervencionismo" en General Motors o Chrysler es para "mantener puestos de trabajo durante toda la vida" sin "penalizar que el producto sea malo".