Inmobiliario

La defensa de Nozar dice que la refinanciación está "empantanada"

La negociación entre Nozar y la banca acreedora para refinanciar la deuda del grupo de la familia Nozaleda, que en la actualidad asciende a 772 millones de euros, "está empantanada", aseguró el jueves la defensa de la compañía en la vista que se celebra en Madrid sobre la solicitud de concurso contra Nozar.

Jesús Almoguera, del bufete Ashurst, abogado del grupo, aseguró que la banca no quiere seguir negociando mientras no se aclare la petición de concurso presentada, en noviembre, por la sociedad Avalatransa. Según documentación entregada en el juzgado 20 entidades financieras aportaron entre enero y febrero cartas a Nozar en las que dan cuenta de sus créditos con el grupo y muestran su confianza de poder llegar a un acuerdo de refinanciación; en esas fechas sólo seis entidades habían acordado refinanciar.

"Media España está pendiente de este caso", dijo el letrado durante su intervención. Razón por la cual pidió al juez, Pedro María Gómez, que multe a Avalatransa y que la sanción sirva de escarmiento para los que, en su opinión, se están aprovechando de la situación de las empresas inmobiliarias para demandar concurso contra ellas. "El caso Realia parece una copia del de Nozar," dijo el abogado del grupo en referencia a la supuesta demanda presentada también contra la inmobiliaria participada por Caja Madrid y FCC.

El letrado que representa a Avalatransa, Guillermo Alcover, de Osorio y Asociados, insistió en que Nozar llevó a cabo durante 2008 una política agresiva de ventas para reducir en un año su deuda bancaria desde los 2.278 millones hasta los 772 millones, pero que los impagos de 110 millones a entidades de crédito muestran la insolvencia del grupo de la familia Nozaleda. Nozar ha reconocido durante la vista que perdió 190 millones en 2008.

El titular del Juzgado de lo Mercantil número dos de Madrid, Pedro Gómez, resolverá la semana próxima la petición de concurso necesario. La resolución será dictada mediante auto, contra el que cabe recurso de apelación.