'Telecos'

Orange inyecta fondos al Santander y la CAM al comprar su parte en la filial española

France Télécom no ha repetido las decepciones de KPN o Deutsche Telekom, pero eso no quiere decir que sus cuentas hayan sido inmunes a la crisis. Sus resultados flojean y en parte es por España, pero eso no ha impedido a la operadora inyectar millones a sus socios minoritarios en la filial española -Santander, la CAM, Unicaja...- al comprar su parte del capital.

Polonia, Reino Unido y España han sido los países más afectados por la recesión global en las cuentas del primer trimestre de France Télécom. Pero eso no quiere decir que la telefónica gala, que opera con la marca Orange, tenga dudas sobre ellos. O, al menos, no tiene ninguna con el español, donde acaba de reforzar su presencia.

Y es que la gran mayoría de los socios minoritarios de Orange España han ejercido la opción de venta que les fue concedida en 2005, cuando France Télécom compró Amena, de la que eran accionistas. Entonces cedieron una parte, pero se reservaron otra de la que podrían deshacerse en el futuro a un precio prefijado superior al de 2005 o incluso podrían beneficiarse de ingresos extra en una hipotética salida a Bolsa en caso de que el valor de Orange España se hubiera disparado.

No ha sido así y la filial nacional no tiene intención de encaminarse hacia el mercado de valores, de forma que los minoritarios españoles se han conformado con ejecutar su opción de venta a France Télécom. El resultado es que la firma francesa acaba de desembolsar 1.374 millones de euros para comprar un 18,2% adicional de su filial, que lleva su participación total al 99,85%. Sólo queda un 0,15% al margen de su propiedad, que está dispuesta a comprar en cuando los vendedores lo decidan.

Las ventas en España caen un 4,1%, lastradas por el móvil

SANTANDER 3,49 0,43%

El refuerzo de France Télécom en su participada ha hecho mucho bien al sistema financiero español. Y es que todos los vendedores son nacionales, salvo Credit Suisse y Deutsche Bank -donde Endesa aparcó originalmente sus acciones-, que se llevan más de 618 millones. El resto de los fondos está destinado al banco Santander -que ingresa 337,6 millones por su 5,01%-, a Unicaja -202 millones por un 2,64%- y a la Caja de Ahorros del Mediterráneo -176 millones por su 2,34%-.

El precio pagado supone valorar Orange España en 7.549 millones, pero la cifra no es representativa, puesto que se trata de un precio pactado de antemano. De hecho, es el mismo que se pagó en 2006 a Caixa Catalunya. Eso sí, algunos analistas ya han alertado de que el pago, dada la situación económica mundial, es elevado.

Los socios españoles abandonan la operadora en el punto más intenso, hasta ahora, de la recesión global. Y se trata de una crisis que no ha pasado desapercibida en las cuentas de France Télécom o de su filial española. Los ingresos de Orange España caen un 4,1%, lastrados por el descenso en el negocio de telefonía móvil. En esa área, el retroceso es del 5,4%, que la subida del 2,4% en la facturación de la parte fija y de banda ancha no puede compensar. En cualquier caso, tanto la cifra global como las particulares por divisiones son peores a las registradas en el último trimestre de 2008. En cuanto a los resultados operativos, el crecimiento en clientes tanto de ADSL como de móvil ha sido reducido, con 1.000 y 50.000 altas, respectivamente.

Pero España no ha sido la única filial que ha flojeado en el primer trimestre. Polonia y Reino Unido, en este último caso por el impacto de la caída de la libra frente al euro, también han puesto su grano de arena. Al final, los ingresos del grupo France Télécom se ven arrastrados por estas participadas y caen un 2,63%, pese al sólido comportamiento del mercado francés de telecomunicaciones. El impacto es mayor en el Ebitda, que se reduce un 7,11%.

Estas cifras son peores a las previstas por los analistas, pero France Télécom al menos se ha distanciado de las malas noticias anunciadas por KPN y Deutsche Telekom en los días previos al confirmar su previsión de flujo de caja para este año: 8.000 millones. Por eso, la Bolsa dio un veredicto positivo a las cuentas e impulsó un 1,55% la cotización.

América Móvil muestra la otra cara de la moneda

A este lado del Atlántico, las noticias de operadoras de telecomunicaciones que caen víctimas de la crisis son casi diarias. Pero es un problema que, por ahora, tiene una clara frontera: el océano. Las dos principales compañías estadounidenses han sorteado la recesión en sus cuentas del primer trimestre y lo mismo ha hecho la mayor empresa de Latinoamérica, América Móvil.

La operadora propiedad del magnate Carlos Slim ingresó un 15% más en el primer trimestre y consiguió exprimir esta subida al máximo y mejorar su rentabilidad. Por eso, sus beneficios netos se elevaron un 19%, muy por encima de lo previsto por el mercado.

Pero no todo fueron buenas noticias en América Móvil, que reconoció el impacto de la desaceleración y rebajó la previsión de captación de clientes en el año. Eso sí, aseguró que este hecho mejoraría su rentabilidad.

Los resultados de América Móvil parecen demostrar que las economías de Latinoamérica, incluido México, todavía resisten el parón.

Mejor que el PIB

France Télécom está convencida de la resistencia de su negocio frente a las crisis. Prescindir del teléfono es difícil para los usuarios, asegura, lo que le lleva a prometer que la caída de sus ventas será siempre inferior al retroceso del PIB de los países donde opera.