Nuevo rumbo

Las consultoras inmobiliarias se especializan en banca

La entrada de entidades financieras en el capital de las mayores inmobiliarias españolas cotizadas, Metrovacesa y Colonial, y el acuerdo de otras grandes compañías del sector para reducir su deuda con entidades a cambio de cederlas activos inmobiliarios, ha llevado a la banca española a requerir ayuda de expertos para gestionar esos bienes.

"Ahora nuestro primer cliente es la banca", comentaba en una entrevista con este diario Alberto Prieto, socio de Knight Frank. "Para el banco esos activos inmobiliarios son números, su negocio tradicional no es este y nosotros les damos estructura para gestionar, hacer inventarios, lotes de productos y sacarlos al mercado" decía.

CB Richard Ellis comunicó ayer la creación de "un equipo profesional específico para asesorar a las entidades financieras en España en relación al sector inmobiliario".

Adolfo Ramírez-Escudero, consejero director general de la consultora, indicaba en el comunicado que se ha pasado "de un periodo de liquidez sin precedentes a un nuevo entorno en el que el refuerzo necesario de los niveles de capital, el ajuste de los valores inmobiliarios y una clara disminución de la actividad económica general, van a exigir a las principales instituciones financieras una exposición creciente a los activos de naturaleza inmobiliaria".

El equipo configurado por CB Richard Ellis está formado por seis directores que coordinarán a más de 40 personas, aseguró ayer la consultora.

Jones Lang Lasalle también cuenta desde hace semanas con un equipo, dirigido por Carlos Ferrer-Bonsoms, especializado en la gestión de activos en manos de entidades financieras. Entre otras la consultora ha trabajado con BBVA, ING, Deutsche Bank, Banesto o La Caixa. Jones Lang Lasalle explica que pone a disposición de la banca "un servicio para optimizar el resultado de la gestión de las carteras inmobiliarias en sus cuentas de resultados".

300.000 millones

La consultora inmobiliaria CB Richard Ellis cifró ayer en su comunicado en más de 300.000 millones de euros la deuda de las "grandes inmobiliarias con las entidades financieras en España". La consultora no explicó en detalle esa cantidad de deuda.